lunes, 7 de abril de 2008

¿Hacia adónde nos llevan los Kirchner?

Todo era como una olla a presión. La crisis del campo fue tan solo un válvula de escape en donde salieron a la luz distintas motivaciones para mostrar públicamente el disconformismo con el Gobierno de Cristina Fernández. Aunque el kirchnerismo no lo quiera ver ni admitir públicamente, el creciente malhumor popular estalló con la crisis del campo.

Los que vamos a diario a hacer las compras vamos sufriendo un alarmante pérdida del poder adquisitivo mientras el Secretario de Comercio Interior Guillermo Moreno insulta nuestras inteligencias publicando índices de precios al consumidor que apenas superan el 0% mensual.

La inseguridad crece atemorizante, los deliciuentes gozan de prerrogativas legales mientras los demás tenemos que llenarnos de candados, rejas, alarmas, seguridades privadas, perros guardianes y lo que sea para protegerse. Mientras somos testigos de casos de inseguridad cada vez más aberrantes, nuestros gobernantes, tanto a nivel nacional como provincial, nos toman por estúpidos diciendo que todo es solo una "sensación de inseguridad".
Mientras los economistas oficiales nos hablan bondades de un tipo de cambio alto cuando en todo el mundo el dólar estadounidense baja, vemos que los precios de una canasta básica sigue subiendo por más subsidios y acuerdos forzados de precios.

La ecuación inflacionaria es sencilla (...)

Un tipo de cambio alto motiva a exportar más, al exportar más ingresan más dólares, la sobreabundancia de dólares hace que la divisa estadounidense tienda a descender en su cotización, entonces sale el Banco Central a emitr más moneda nacional para comprar esos dólares excedentes.

Conclusión: desaparecen los dólares para que su cotización no caiga y los argentinos pasamos a tener muchos pesos (argentinos), lo que implica un considerable aumento en la demanda de bienes y servicios.

Por el lado de la oferta, no hay estímulos a invertir por los caprichos oficialistas que hacen muy volátil el rumbo económico. Sobran ejemplos de como las reglas de juego para los inversores pueden cambiar drásticamente de un plumazo. Al no haber más inversión para produicir más y satisfacer a la creciente demanda, los precios de los bienes tienden a subir.

Para un inversionista, dada la forma de ser de los Kirchner (es lo peor, porque ni siquiera hablamos de que se depende de un marco jurídico), no es muy conveniente apostar el propio capital en la Argentina porque no están dadas las condiciones para que una inversión sea respetada. La presión fiscal es fuerte.

Yendo a un ejemplo más burdo, supongamos que un par de buenaszapatillas deportivas sale $ 100. De repente, hay más pesos en la calle porque el Banco Central emitió moneda; las fábricas de zapatillas no pueden aumentar su capacidad de producción por las razones anteriormente enumeradas; entonces, el vendedor vé que hay mucha gente dispuesta a pagar esos $ 100 y es ahí donde actúa la lógica de la ley de oferta y demanda: el precio sube inevitablemente; el precio puede trepar tranquilamente a $ 120, $ 130, $ 150 o más porque es tanta la demanda que siempre habrá alguien dispuesto a pagar un sobreprecio con tal de satisfacer su demanda.

Lo dicen los que saben (yo no inventé nada) que la solución al problema inflacionario pasaría por estimular la inversión para que aumente la produción de bienes y servicios. La inversión se puede estimular con un marco legal sólido y serio (¡pero estamos en Argentina!) y facilitando líneas de crédito blandas para que el empresariado ponga a trabajar ese dinero en beneficio de todos.

Pero no, el Gobierno Kirchnerista se empecina en tomar medidas de carácter efectista y sale a subsdiar a los que no producen: aumentos de salarios para trabajadores, todas esas "jubilaciones" que se entregaron a gente que nunca hizo aportes previsionales.

Considero que es el momento oportuno para dar un cambio en el rumbo político del Gobierno Nacional: debería abandonar el discurso confrontativo y sentarse a dialogar con los principales actores de la economía argentina para buscar la salida apropiadas... sino, este modelo va a colapsar... y las consecuencias las pagará el común de la gente, como siempre...

No hay comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.

La Hora en Argentina