miércoles, 23 de abril de 2008

Diegote y Guillote: una historia de amor, fiestas y excesos

Maradona y Cóppola se "reencontraron" en Tribunales para comparecer ante la Jueza en lo comercial que entiende en la causa que inició el ex futbolista porcontra su ex representante Guillermo Cóppola por "administración fraudulenta". Sorpresivamente (o no tanto), luego de haber vomitado su desazón contra Cóppola por cuanto medio de comunicación se le cruzara, Maradona decidió retirar la demanda contra su ¿ex? amigo. Cuanto menos sospechoso.

Desde que se hicieron públicos los constantes desórdenes en la vida de Diego Armando Maradona, el imaginario popular instantáneamente martirzó al ex futbolista atribuyendo sus continuas "travesuras" al famoso "entorno", como si Diego Armando nunca haya sido responsable de sus actos. No faltan los fundamentalistas maradonianos que no solo le justifican todo, sino que le festejan todo cuando atacan con duros rótulos a quienes no doblamos nuestras rodillas ante el 10 (ver: http://cerromercedario.blogspot.com/2007/11/d10s-el-orgullo-nacional.html)
En complicidad con medios de comunicación y políticos poderosos, Maradona pudo muchas veces ocultar o, al menos, maquillar los escándalos que hicieron de su vida un desfile de excesos. Aún así recibió increíblemente distinciones tales como Embajador de la UNICEF, Mejor Deportista ¿¿?? del Siglo, Mejor Futbolista de la Historia (según votación vía Internet que organizó la FIFA).

Los errores que hayan cometido quedan a juicio de su propia conciencia, de las personas a las que afectó y a Dios. En principio, no nos compete ponernos en jueces de lo que Diego Maradona haga de su vida. El tema es que muchos medios le dan un protagonismo innecesario a alguien que en algún momento se destacó simplemente por jugar bien al fútbol, entonces, con total impunidad, Diego con un micrófono cerca de la boca es como un "mono con escopeta": él termina asumiendo el papel de juez de todo el mundo.

Por otro lado, es llamativa y misteriosa la meteórica carrera de Guillermo Cóppola, quien de ser un modesto empleado bancario en la Ciudad de Buenos Aires, pasó a ser representante de futbolistas hasta codearse con gente muy poderosa y de la farándula argentina y manejar cuantiosas cantidades de dinero. No resultó extraño que se encontrara con Diego Maradona y que juntos formaran un curioso y endiablado tándem: una explosivo cóctel de amistad, negocios y acaso algún lazo afectivo más que estrecho que los haya unido.

Esta historia de amor entre "Diegote" y "Guillote" tuvo también sus varias idas y vueltas (en todo sentido...). Aún recuerdo las declaraciones libidinosas de Guillote cuando públicamente confesó que "Diego es el gran amor de mi vida. Con él viví más cosas que con mis propios hijos y sólo nos faltó tener sexo. Compartimos la cama, pero nunca me tiré al dulce".
En 1991, se abrió una causa judicial en el Palacio de Justicia de Nápoles (Italia) para investigar el tráfico de drogas en que Maradona y Cóppola estaban seriamente involucrados. Los conocidos vínculos de Maradona con la camorra italiana le sirvieron para sobornar jueces para que hicieran la vista gorda no solo a sus excesos sino también a la comercialización de estupefacientes. Estos contactos de la pareja con la mafia napolitana nunca fue desmentida por ellos mismos.

Fue "célebre" el festejo privado del campeonato logrado en 1987 que el ex futbolista argentino organizó para todo el plantel de Napoli, junto con algunos periodistas y oscuros personajes. De todos aquellos periodistas invitados, solamente Bruno Passarelli, corresponsal en Roma de El Gráfico, se animó a describir el ambiente aproximado en el que Maradona se estaba introduciendo: “Aquella noche, Maradona estaba en una casa en Nola, una de las villas desperdigadas por los alrededores de Nápoles. Cuando preguntamos por el propietario de la casa no se nos quiso dar a conocer el nombre. La mansión se asemejaba a un búnker, con puertas que se abrían por control remoto, un circuito privado de televisiones por todo el lugar y un enorme mastín atado a una cadena cerca de la entrada principal. Fue una noche extravagante y lujosa, con Moët et Chandon fluyendo como el agua y servido en copas de plata, una pantalla enorme de video que mostraba continuamente los goles de Maradona y muchos invitados con anillos enormes en los dedos. Era un ambiente evidente de dinero nuevo, blanqueado rápida y fácilmente. El tipo de dinero que en Nápoles había proporcionado fortunas fáciles a ciertas personas. Al amanecer volvimos a Nápoles, sin que ninguno de los periodistas supiera algo más sobre la identidad del anfitrión.”

Cóppola fue siempre muy hábil para manejarse en la vida, muy verborrágico y medido en sus palabras. Si alguien necesita un excelente agente de prensa, debería contratar a Guillermo Cóppola sin dudarlo ni un segundo. Logró conservar siempre sus buenos contactos con los poderes políticos de turno, en especial con los que detentaron en su momento los ex Presidentes Carlos Menem y Eduardo Duhalde. Se lo vinculó en varios escándalos relacionados con drogas, pero de todas salió prácticamente "ileso".

Solamente dejó un manto de serias dudas sobre su persona su sospechosa vinculación con el crimen de "Poli" Armentano, influyente empresario de la noche porteña que fue brutalmente asesinado el 20 de abril de 1994 en Buenos Aires, horas después de haber estado cenando en un restaurante con Guillermo Cóppola y Ramón Hernández, Secretario Privado del entonces Presidente Carlos Menem. A pesar de haber sido seriamente causado como instigador del crimen del joven empresario, el Juez que entendía en esa causa nunca lo interrogó al respecto y fue totalmente desvinculado de un crimen que al día de hoy permanece impune.
Y Cóppola utilizó sus artilugios para desactivar la causa que Maradona le había iniciado por supuesta "administración fraudulenta" del patrimonio del ex capitán del Seleccionado Argentino de fútbol.
Seguramente, dentro de poco tiempo, se conocerá un nuevo capítulo de esta historia de amor de Diegote y Guillote.
(fuentes: http://www.periodicotribuna.com.ar/; http://www.perfil.com/; Libro "Poli Armentano: Un crimen imperfecto" de Christian Sanz que se descarga gratuitamente desde: http://www.periodicotribuna.com.ar/Articulo.asp?Articulo=2922)

No hay comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.

La Hora en Argentina