sábado, 29 de marzo de 2008

Victoria importantísima para seguir saliendo del pozo

El San Martín sanjuanino venció 2-1 a Racing Club en calidad de visitante en un partido de vital importancia en la áspera lucha por mantener la categoría. Este fue de esos partidos que hay que ganar sí o sí y San Martín no se borró.

Dados los vergonzosos hechos de violencia que la hinchada de la Academia protagonizó en su anterior partido contra Estudiantes de La Plata, la A.F.A. determinó sancionar al club con quitarle la localía por una fecha y no permitir el acceso de público al cotejo. Es por ello que el encuentro tuvo como escenario al Estadio del Club Atlético Lanús.

En este partido, el conjunto verdinegro sigue consolidando paulatinamente su nivel de juego y, afortunadamente, se traduce en los resultados favorables que hacen soñar a su parcialidad con que mantener la categoría no es una quimera.

Ayudó también que su rival en esta ocasión, Racing Club, está sumido en una grave crisis institucional y futbolística que, debido a los magros resultados que viene obteniendo en estas últimas temporadas, hace que el club esté cada vez más cerca de jugar la Promoción para mantener la categoría. La esfervecencia en este club de Avellaneda es tal que ya se habla de la inminente renuncia del Director Técnico Miguel Micó, hay graves internas en el plantel, haberes atrasados en el plantel profesional y tambalea seriamente el gerenciamiento de Blanquiceleste S.A. (¿no era que la gestión privada era la solución para el fútbol argentino?). Así, con los nervios de punta, Racing salió bastante condicionado a enfrentar a los dirigidos por Fernando Quiroz.

San Martín empezó el partido muy buen plantado en el campo, exhibiendo el orden táctico que lo caracteriza y sostenido por su sólida defensa. Daba la impresión de que ambos equipos se estaban turneando para tomar la iniciativa pero ninguno llegaba a inquietar demasiado el arco rival.

Para que acá en San Juan algunos periodistas e hinchas dejen de seguir llorando por un supuesto complot en contra de San Martín, el árbitro del partido, Héctor Baldassi, dio un penal a favor del verdinegro a raíz de una falta cometida torpemente por Gabriel Mercado contra Daniel Giménez. Como de costumbre, Sebastian Brusco se hizo cargo de la ejecución de la pena máxima y convirtió el primer gol con un formidable remate a media altura que se introdujo junto al palo derecho de Hilario Navarro, el buen arquero racinguista.

Ahí en más fue todo entre la impotencia de Racing y el orden paciente de San Martín. No extrañó la llegada del segundo tanto para la visita cuando Carlos Recalde (otro jugador que viene en ascenso) puso un milimétrico centro desde la izquierda para que Martín Bravo la empalme de aire con su pie derecho y a cobrar. Todo quedó a merced de San Martín.

El segundo tiempo estuvo casi demás. Alguna que otra situación podrían ser rescatadas, solo el descuento de los locales que vino a cargo de José Chatruc. Pero San Martín, con la autoestima en alza, pudo resistir los tímidos embates de los dirigidos por Micó.

Baldassi pitó el final y la escena tuvo dos caras: los insultos que bajaban para el gerenciador de racing, De Tomasso, y por otro lado la serena satisfacción del deber cumplido del conjunto sanjuanino.

San Martín sigue soñando con los pies sobre la tierra. Sigue contando con el aliciente de que Martín Bravo sigue en racha, sus goles van cotizando en alza y es, por ahora, el único goleador del Clausura 08, lo que no es poco (en Colón de Santa Fe todavía se preguntan como fue que dejaron ir a este joven delantero...).

¿Injusta sanción contra Racing? y bueno... TODO PASA

No, no pienso defender a Racing Club. Aclaro que nada tengo en contra de Racing.

Como aficionado al fútbol, me indigna ver como desde la Asociación del Fútbol Argentino no se le dio a este club una sanción ejemplificadora por los hechos de violencia que produjeron la suspensión de su partido ante Estudiantes en la fecha anterior. Los hinchas del fútbol no tenemos derecho a suspender un partido por más cuestionamientos que se le tenga a un arbitraje.

Racing estaba siendo claramente derrotado en su propio estadio por Estudiantes de La Plata 2-1 y la sufrida hinchada académica estalló cuando se anuló un gol que fue convertido fraudulentamente por Maximiliano Moralez (se había llevado el balón con la mano) que habría significado el injusto empate. Beligoy, árbitro del cotejo, se vio obligado a expulsar por doble amarilla al talentoso futbolista de Racing y ahí todo fue furia de la parcialidad académica. El partido se tuvo quesuspender a los 32 minutos del segundo tiempo.

Es indignante que Racing, al ser un equipo grande de la Argentina, contó con un guiño cómplice de Julio Grondona (alias "Todo Pasa") para que no se le quiten puntos a la Academia, ya que los precisa con urgencia ya que está acuciado por el Descenso. En otras ocasiones, cuando hinchadas de equipos del Nacional B suspende el partido, como le pasó a San Martín de San Juan hacen unos años en un partido contra Banfield, la AFA con buen criterio sancionó al club en cuestión con la quita de puntos.

Pero no se mide con la misma vara cuando los protagonistas de los incidentes son las hinchadas de los equipos denominados grandes, que son los más rentables para la AFA y la televisión. Racing Club debería haber sido sancionado con una ejemplar quita de puntos para que sus dirigentes, cuerpo técnico y jugadores dejen de subvencionar a los violentos barras bravas que hacen lo que se les da la gana con total impunidad. Si todos ellos colaboraran con la seguridad en los estadios, todos estos hechos de violencia podrían ser evitados o, al menos, atenuados.

Pero acá, como pasa en todos los órdenes de la Argentina, hay una Justicia para los poderosos y otra Justicia para los débiles...

No hay comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.

La Hora en Argentina