martes, 4 de marzo de 2008

Moyano y sus 20 años en el gremio de los camioneros: ¿no será mucho?

Los ciudadanos argentinos podemos aplaudir o quejarnos de tal o cual gobierno nacional, provincial y municipal que pase a lo largo de estos años que, gracias a Dios, son de gobiernos democráticos.

Asombrosamente, mientras los gobiernos pasan, los que persisten hábilmente son los gremialistas argentinos. Por más que se investiguen la dudosas procedencias de sus fortunas personales (¿o alguien conoce algún secretario gremial que sea de clase media o baja?), los llamados “gordos” siguen amasando fortunas, viviendo en mansiones fastuosas, manejando costosos automóviles, vistiendo con las ropas más caras, luciendo prominentes barrigas y grandes alhajas en sus manos.

Cobraron relevancia nacional de la mano del ex Presidente de la Nación Juan Domingo Perón, de quien fueron prácticamente punteros políticos más que representantes de sus trabajadores quienes, en definitiva, son quienes los catapultan hasta sus cargos.

El actual líder de la Confederación General del Trabajo, Hugo Moyano, festejó con bombos y platillos sus 20 años al mando del gremio de los camioneros argentinos con un acto celebrado en Estadio de Social Español, ubicado en el barrio porteño del Bajo Flores.

Moyano se dio el lujo que no cualquier “gordo” se puede dar: celebrar estar “atornillado” al poder en nombre de los trabajadores en un acto multitudinario en donde asistieron Néstor Kirchner y la Presidente Cristina Fernández. Asistió también el Gobernador de la Provincia de Buenos Aires, Daniel Scioli. Moyano es socio del poder kirchnerista, defiende a ultranza al oficialismo.

En una entrevista al Canal de Noticias C5N, el gremialista defendió su prolongada estadía escudándose de que es “la voluntad de los trabajadores” la que determina que su mandato ejercido en el gremio de los camioneros parezca ser ya vitalicio. Lo cierto es que, al igual que la inmensa mayoría de los gremialistas argentinos, la elección de los máximos popes es indirecta y, por ende, la elección es fruto de negociados de poder. Unos pocos se reparten posiciones de privilegios con sus trabajadores representados como rehenes de sus ambiciones.

Podremos hablar del pobre nivel de los políticos argentinos, con más o menos argumentos. Personalmente, creo que lo peor de la clase política está en los gremios argentinos.

No hay comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.

La Hora en Argentina