jueves, 27 de marzo de 2008

La Presidente redobla su apuesta con más prepotencia

Hoy fue el muy esperado segundo discurso la Presidente luego de las ruidosas manifestaciones que se dieron lugar en varias ciudades de nuestro país. Esas movilizaciones han molestado bastante al kirchnerismo, ya que Néstor Kirchner (verdadero Presidente de la Nación) se acordó de que hay Gobernadores a lo largo y a lo ancho del país que existen y que son parte de toda esta cuestión tan delicada.

Fue penoso ver a los gobernadores de las Provincias mezclados con personajes que se venden al mejor postor como D'Elia, Moyano, Bonafini, Carlotto y demás impresentables de la clase política argentina. En realidad, a decir verdad, los Gobernadores fueron presionados por la chequera kirchnerista.

Lamentablemente, el discurso de la Presidente fue dentro de lo previsible: un discurso agresivo, confrontativo, volviendo a intentar dividir y enfrentar a la sociedad en dos, los buenos y los malos. Claro que del lado de los "buenos" están ella, su marido y todos sus alcahuetes y del lado de los "malos" todos los que no pensamos como ella.

Con un aspecto visiblemente desmejorado, sus constantes referencias al pasado reciente de la Argentina ya aburren por lo recurrente y porque no llevan a nada. Como anoche cuando los acólitos de D'Elia entraban a Plaza de Mayo apaleando a opositores al grito de "Ahí están los que apoyaban al gobierno militar" ¿?, Cristina Fernández volvió a hablar del pasado político argentino. Palabras más, palabras menos, su discurso giró en torno a que con los militares, con Alfonsín, con Menem, con De La Rúa estábamos todos peor y hoy, de la mano del kirchnerismo estamos mucho mejor... faltó decirle que las Presidencias de su esposo y la de ella son las mejore de toda la historia de la República Argentina.

Justificó nuevamente la medida inconsulta de aumentar las retenciones a las exportaciones agropecuarias diciendo que es para desalentar la "excesiva" producción de soja en el territorio nacional y que lo hacían para alentar la producción de otros granos, como el trigo y el maíz.

Su obsesión con su feminismo ya llega a límites insoportables. Volvió a hacer alusión al hecho de ser mujer dificulatría aún más su conducción en este país porque la sociedad argentina no tolera que una mujer esté como Presidente de la Nación ¿¿¿???.

Fue lamentable ver como se activaron los operadores que el kirchnerismo cuenta en los medios de comunicación más importantes, tales son los caso de los canales de noticias TN, C5N y América TV. Apenas terminado el discurso, haciendo zapping, pude comprobar que distintos periodistas ya elogiaban la "apertura al diálogo de la de la PresidentA" (todo ellos le dicen "Presidenta" para darle el gusto a la primera mandataria que inventó una nueva palabra en el idioma castellano).


¿Cristina Fernández quiere realmente dialogar?

Muchos kirchneristas celebran la "apertura al diálogo" que ostentaría la Presidente para con la gente del campo en el día de hoy. Ella puso como condición que se levante el paro para poder "dialogar". En el discurso de la Presidente no se escuchó ni una letra que de pie a que ella y su gentes estén dispuestos a reconsiderar las medias ya tomadas que perjudican a la gente del campo... entonces, ¿qué podemos esperar los argentinos?.

Ahora bien, habría que ver hasta qué punto la Presidente y su gente están dispuestos a que se les cuestionen sus medidas, sus modos y las fuerzas de choque empleadas para amedrentar a los opositores. Yo le preguntaría a la Sra. Presidente: Ud. que tanto habla de democracia, Ud. que critica tanto la represión, Ud. que tanto pontifica sobre derechos humanos, ¿le parece que es democrático mandar a sus piqueteros a golpear a los que no piensan como Ud. y que se manifestaban pacíficamente?. Desde el kirchnerismo se pido corduira, se pide apertura al diálogo, ¿Ud. tiene autoridad moral para hacer esos reclamos altaneramente cuando su Gobierno no fue humilde para llamar al diálogo antes de tomar esas medidas?.

Cuando uno piensa en lo que es dialogar, uno ahí nomás se hace la idea de que es una conversación entre dos o más partes en donde cada parte expone libremente su parecer y a escuchar humildemente, ¿es así o estoy equivocado?.

No hay comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.

La Hora en Argentina