lunes, 31 de marzo de 2008

La Presidente intenta ceder sin que se note

En el día de hoy, la Presidente se dignó a hablar pública por tercera vez en menos de una semana respecto a la crisis que atraviesa el campo argentino en torno a la controversia generada por la brusca suba en las retenciones a las exportaciones de la soja.

El acto oficialista se dividió en dos partes: una, a cargo del Ministro de Economía que estuvo dirigida expresamente a los productores agropecuarios, anunciándoles medidas un tanto vagas para intentar apaciguarles los ánimos y otra a cargo de la Presidente que, si bien dejó de lado el tono agresivo de sus palabras, se dirigió a todos los no que no son del campo para procurar ponerlos del lado kirchnerista demonizando a sus opositores. En realidad, nada nuevo bajo el sol: tanto a Néstor Kirchner como a Cristina Fernández y sus alcahuetes les resulta eficaz enarbolar discursos confrontativos tendientes a provocar divisiones sociales entre los supuestamente buenos (obvio que son ellos) y los malos (todos los que no pensamos como ellos).

Tal como se anticipaba insistentemente desde varios medios de comunicación nacionales, el Gobierno de Cristina Fernández no dio marcha atrás con la polémica suba de las retenciones pero, por otro lado, anuncia una serie de prerrogativas para "compensar" a todos aquellos que deben tributr el fisco el escandaloso 44%.

La primera mandataria pidió a los manifestantes opositores que dejen de cortar las rutas y que hagan sus protestas a las veras de los caminos ¿? (¿por qué no pidió eso a los Asambleístas de Gualeguaychú?). Profundizó su estrategia de intentar poner al común de la gente den contra de los ruralistas al hablar de los desabastecimientos que estamos sufriendo los argentinos en muchas ciudades, de las pérdidas de los comerciantes a causa de la interrupción de la circulación de las rutas nacionales.

Volvió a convocar a un diálogo con los disidentes. Pero si uno se remite a los hechos, comprobamos la casi nula predisposeción de la Sra. Fernández a dialogar, ya que cuando los máximos dirigentes del campo fueron el viernes a la Casa Rosada la Presidente solo pasó para saludar y sacarse la foto de rigor pero evitó sentarse a escuchar los cuestionamientos de a gente del campo... ¿en qué quedamos, Sra. Presidente? ¿quiere realmente dialogar?

Me voy a detener en dos frases que considero poco felices de la Sra. Presidente:

"Las decisiones del Gobierno nacional deben ser aceptadas"

Yo le preguntaría a Ud., Sra. Fernández: ¿vivimos acaso en una dictadura que no hay lugar para el discenso?, ¿qué significa esta frase cargada de prepotencia y soberbia? si bien Ud. ganó las elecciones con alrededor del 45% de los sugragios, hay un 55% que no la hemos votado.

Es cierto que todos los argentinos le debemos total respeto a la investidura presidencial, pero eso no implica en absoluto que seamos todos un pueblo de idiotas que le aplaudamos todo lo que Ud. diga o haga. De todas maneras, si hablamos de respeto a las instituciones democráticas, tanto Ud. como su esposo y demás alcahuetes que tienen a su lado no tienen autoridad moral para hablar de respeto a las instituciones democráticas; han despreciado no pocas veces la Constitución Nacional, han despreciado y desprecian el Congreso de la Nación al que actualmente manejan como una mera escribanía de sus actos de gobierno, extorsionan a gobernadores e intendentes con su chequera mágica, sus seguidores han cortado calles con total impunidad, han humillado a las Fuerzas Armadas, han faltado el respeto a la Iglesia Católica... ¿uds. piden respeto?

"Les pido que piensen como parte del país y no como propietarios"

Lo que en realidad le molesta a Ud., Sra. Presidente es que haya alguien que manifieste públicamente que no comparte su modo de pensar. Basta ver que Ud. no da conferencias de prensa, en toda su campaña presidencial no fue capaz de hablar de un plan de gobierno, no salió al encuentro de la gente y salió de paseo por Europa con dinero y recursos estatales.

Pasa que Uds. los kirchneristas tienen una soberbia tal, están tan emborrachados de poder que se creen los dueños de la Argentina. Uds. deciden quienes pueden cortar una ruta y quien no, Uds,. deciden como repartir el dinero del fisco y no dejan que se sancione una ley de coparticipación federal que haga transparente la distribución del dinero. Uds. se creen dueños de la Plaza de Mayo, Uds. se creen dueños de nuestro pasado para dictaminar a quienes demonizar y a quienes tratar como "próceres". Su gente acusa a los empresarios agropecuarios de tner mucha gente en negro, lo cul puede ser cierto... pero sepa Ud. que tampoco tiene autoridad moral porque el Estado nacional emplea muchos profesionales en distintas áreas para trabajar con sus distintos programas con contratos basuras, sin ningún tipo de cobertura social, tienen además pasantes y jefes de hogar trabajando en reparticiones públicas sin ningún tipo de seguridad social. ¿Qué significa que Luis D'Elia vaya a "custodiar" la Plaza de Mayo?, ¿quién se cree que es?

No me extrañaría que mañana los principales medios de comunicación titulen que Ud. ha tenido el gesto de grandeza de ceder ante la gente del campo. Me permito dudar seriamente de que esto sea así.

No hay comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.

La Hora en Argentina