sábado, 16 de febrero de 2008

El mounstruo que amenaza con devorar a su mentor

Representantes de la Asamblea Ciudadana Ambiental de Gualeguaychú tuvieron el privilegio de haber sido recibidos por la Presidente Cristina Fernández en la Casa Rosada.


La entrevista duró aproximadamente 90 minutos y participaron también Alberto Fernández (Jefe de Gabinete), Jorge Taiana (Canciller Argentino) y Romina Picolotti (Secretaria de Medio Ambiente de la Nación).

Los Asambleístas se retiraron disconformes con los resultados de la reunión con la Jefe de Estado, ya que esperaban que el Ejecutivo impulsara una ley que prohiba el tránsito de cargamentos con insumos para Botnia por los territorios de los países que conforman el Mercosur. Asimismo no fue de su agrado que la Presidente les adelantó que respetará la decisión que tome el Tribunal de La Haya (bien, Sra. Presidente), lo cual no será aceptado por la Asamblea en caso de que el fallo les sea desfavorable.

Lo único que pudieron obtener de la Presidente fue la ratificación de que la protesta entrerriana seguirá siendo "causa nacional".

El miedo oficial

La tosudez de estos piqueteros se vuelve una seria amenaza contra quien fuera su principal apoyo político en sus cominezos: el kirchnerismo. Su actividad delictiva de obstruir rutas internacionales, adueñándose del "derecho de adminisión" sobre esas rutas ha puesto en jaque la relación bilateral con una nación hermana como es la República Oriental de Uruguay.

El Gobierno Nacional no debería seguir temiendo el costo político de hacer respetar las leyes para asegurar el libre tránsito con Ururguay. La protesta de estos ambientalistas se hace cada vez más insostenible desde el punto de vista científico, ya que son varias las pruebas contundentes que se van sumando que rechazan la hipótesis de estos intolerantes. El Estado Argentino debe velar por la libre circulación de bienes y personas, tanto dentro del país, como para afuera de los límites del territorio argentino.

Lo cierto es que el kirchnerismo ha creado un mountruo que está fuera de su control y su capricho perjudica a dos naciones enteras. Cristina Fernández debe temer verse obligada a correr por la fuerza a ese minúsculo grupo de personas que no aceptan más que la voz de aquellos que les den la razón.

No hay comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.

La Hora en Argentina