domingo, 17 de febrero de 2008

Don Alfredo Di Stéfano, el gran campeón silencioso

El argentino Alfredo Di Stéfano, gran futbolista que alcanzó su culmen en el Real Madrid en entre los años 1953 y 1963 fue homenajeado ayer en el Estadio Santiago Bernabeu en España, ante la presencia de grandes figuras que se destacaron en distintas épocas en el fútbol mundial, además de Josephn Blatter, Presidente de la FIFA.

El acto se realizó en la previa dal partido que Real Madrid, actual puntero de la liga española, fuera derrotado 1-2 por el Betis. De manos del gran Michel Platini, Presidente del máximo organismo que dirige el fútbol en Europa, Don Alfredo recibió el trofeo 'Presidente de la UEFA'. Platini no ahorró elogios para con el argentino a quien calificó como "un modelo para el fútbol europeo, portador de una técnica excepcional que combinaba con una gran velocidad".

El homenaje se completó con la inauguración de un monumento que lo representa gritando un gol el cual está ubicado en el Centro de Entrenamiento del Real Madrid en Valdebebas, en las afueras de Madrid.

Con su humildad de siempre, Di Stéfano declaró que “Siempre he sido un jugador de equipo y creo que es más importante que las individualidades. Este homenaje está dedicado a todos los que me ayudaron y para todos ellos va mi agradecimiento y admiración. Me siento muy feliz y agradezco a la Junta Directiva su decisión de hacerme este homenaje y el honor de los presidentes de la UEFA y de la FIFA. Mi vida ha sido el fútbol y me ha dado muchos buenos momentos, aunque también ha habido malos. He construido mi vida en torno al fútbol y mis amigos y familia lo han vivido conmigo. Les agradezco ahora todos los sacrificios y obligaciones a las que les sometía mi vida deportiva”.

El astro argentino optó por no invitar a los autoproclamados mejores jugadores jugadores de fútbol de la historia: Pelé y Diago Maradona. Di Stéfano, sin pelos en la lengua, cuestionó al brasileño porque cobra por cada una de sus asistencias a distintos eventos y de Maradona dijo no compartir el dudoso profesionalismo con el que se manejó durante sus años de futbolista.

Lejos de las estériles y arduas discusiones sobre quien fue el mejor futbolista de todos los tiempos, en las que Pelé y Maradona esgrimen egos a pruebas de bala autoproclamándose los mejores, Don Alfredo siempre mantuvo un perfil bajo. Quienes lo disfrutaron e su época de esplendor en el Madrid no dudan en afirmar que Di Stéfano fue el mejor de todos: un jugador de toda la cancha, de gran técnica y velocidad y con muchos "cojones" (huevos, en nuestro lenguaje).

Alfredo Di Stéfano inició su carrera deportiva en River Plate en 1945, club en el que se consagró goleador y campeón en 1948, previo paso a préstamo por Huracán. Posteriormente, paseó su gran categoría por el Millonarios de Colombia entre 1949 y 1952, en donde obtuvo cuatro campeonatos consecutivos de los cuales fue goleador en dos de ellos, marcando 269 goles en 292 partidos.

En 1953, después de una disputa con el Barcelona FC, el Real Madrid logró ficharlo entre sus filas. El poderoso club español esta siendo relegado por el Barza y sumaba 20 años sin coronarse campeón. Con Di Stéfano como líder, el Madrid ganó ocho ligas españolas en diez años lo cual reposicionó al equipo merengue en la escena del país ibérico; asimismo, el equipo de la Capital de España se ganó un nombre a nivel internacional con las cinco Copas de Europa que ganó brillantemente. Fue goleador de la Liga de España en cinco ocasiones. Se retiró en 1966 tras disputar dos temporadas en el Espanyol de Barcelona.

Con la Selección Argentina, ganó una Copa América en 1947, torneo en el cual convirtió seis goles en seis presentaciones. Se nacionalizó español, razón por la cual fue citado a la selección de aquel país, aunque nunca pudo participar en un Mundial, acaso la gran cuenta pendiente en su carrera fabulosa.

Se dio tiempo también para ser Director Técnico, rol con el cual marcó un hito en la historia del fútbol argentino al ser el único entrenador en toda la historia que sacó campeón a Boca Juniors (Metropolitano 1969) y a River Plate (Nacional 1981). En España, fue campeón dirigiendo al Valencia (liga Española 1971 y Recopa Europea 1980) y con su amado Real Madrid (Supercopa de España 1991).

Ruud Van Nisterroy y Di Stéfano son los únicos futbolistas que lograron ser máximos artilleros en ligas de tres países distintos. Don Alfredo obtuvo ese logro en Argentina, Colombia y España.

No hay comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.

La Hora en Argentina