domingo, 10 de febrero de 2008

Cristina tiene razón: hace falta "rigor intelectual"

El pasado viernes 08 de febrero, en un acto público en donde se abrieron los sobres para licitación de un Tren de Alta Velocidad que uniría la Ciudad de Buenos Aires con Mar del Plata, Cristina Fernández mostró nuevamente su intolerancia contra todos aquellos que piensan distinto a ella. En este caso, arremetió otra vez contra la prensa que criticó el anuncio de la construcción del "tren bala".

Hizo una comparación cuando en la década de los 90, muchos periodistas criticaron el proyecto del menemismo del Proyecto Puerto Madero que consitió en la remodelación de la vieja zona portuaria para convertirla en un moderno complejo inmobiliario y comercial. En un implícito elogio al ex presidente Carlos Menem y a su polémico funcionario Carlos Grosso, la Presidente declaró "muchos de los que inicialmente criticaron el proyecto de Puerto Madero después terminaron reconociendo que es un orgullo para Buenos Aires".

Fue entonces cuando, como ya sucedió en otras oportunidades, que Cristina Fernández pidió públicamente al periodismo que tenga "rigor intelectual" antes de escribir o hablar.



Hace falta más "rigor intelectual" para gobernar, Sra. Presidente

Como si se tratase de un remake de María Estela Martínez de Perón cuando estuvo al frente del Ejecutivo Nacional allá por los años 70, Cristina Fernández no ha dado muestras de capacidad para ejercer debidamente el mandato que la ciudadanía argentina le encomendó en las últimas elecciones presidenciales.

Tal como sucedió con Isabelita en su momento, su figura está opacada por la gravitación política que sigue generando la figura de su marido, Néstor Kirchner, quien sigue manejando los hilos del poder desde su lujoso búnker ubicado en Puerto Madero.

Al cabo de sesenta días como Presidente, Cristina Fernández tuvo más entrevistas con personalidades del espectáculo internacional y nacional que con actores sociales de nuestro país. Su estilo de gobierno mantiene un andar errático vacío de discurso ideológico, vacío de exposición de las medidas económicas, vacío de presentación de soluciones de fondo para los temas más acuciantes de nuestra realidad como la inflación, la inseguridad, el creciente endeudamiento con organismos internacionales y la pésima política exterior que nos va aislando más y más.

El Diario Perfil toma como muestra de la ineptitud de la primera mandataria las siguientes tres características:

■ Su horario diario de trabajo en la Casa Rosada es bastante limitado: de 11 a 15, un siestita en la Residencia de Olivos y luego de 17 a 20; sumándole las reiteradas y prolongadas licencias por vacaciones que se tomó en El Calafate (dos oportunidades) y Chapadmalal.

■ el 90% de los 213 decretos que ha firmado hasta la fecha fueron para designar sus ministros y funcionarios.

■ del restante 10% de sus decretos, la mayoría fueron para ampliar la administración pública, dar más beneficios a sus socios gremialistas y el anuncio de obras.

Es sabido que en la Argentina (como en muchos lugares del mundo) muchos medios de comunicación, sobre todos los más influyentes, suelen comportarse corporativamente: defienden astutamente su porción de poder merced a oscuras alianzas y vendiendo titulares altisonantes o silencios en temas comprometedores. Y la Presidente, como cualquier ciudadano, tiene todo su derecho a manifestar su disconformidad con la opinión de algunos periodistas.

Eso sí, para hablar de "rigor intelectual", la Presidente Cristina Fernández no ha dado sólidas muestras para tener la suficiente autoridad moral para cuestionar de esa forma a quienes se expresan como a ella no le agrada.

No hay comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.

La Hora en Argentina