miércoles, 27 de febrero de 2008

Aníbal Fernández, Ministro de ¿Justicia?

La Presidente Cristina Fernández tiene una corte de aduladores quienes, a su vez, tienen la función de cubrirle las espaldas dada la incapacidad para gobernar que muestra la primera mandataria.

Aníbal Fernández, Ministro de Justicia, Seguridad y Derechos Humanos, es uno de los que se encarga de hacer declaraciones a la prensa destinadas a "proteger" la imagen presidencial ante la sociedad, muchas veces pretendiendo confundir a la opinión pública y demonizar a los ocasionales rivales políticos del matrimonio Kirchner.

Asimismo, Aníbal Fernández no escatima arremetidas contra el periodismo que diga cosas que desagraden a Néstor Kirchner y/o Cristina Fernández.

Es un hábil político que supo estar cerca de las más altas esferas del poder. Militante justicialista desde 1983, pudo acceder a numerosos cargos bajo Menem, Duhalde, Ruckauf y el matrimonio Kirchner. En el año 1991 fue electo Intendente de Quilmes, gestión que se vio empañada por resonantes casos de corrupción. en 1995 fue electo senador provincial en Buenos Aires, en 1997 fue designado Secretario de Gobierno durante la Gobernación de Eduardo Duhalde. Durante la Gobernación de Carlos Ruckauf, fue Ministro de Trabajo.

Cuando Duhalde asumió la Presidencia de la Nación, Aníbal Fernández fue nombrado primero Secretario General de la Presidencia y, posteriormente, Ministro de Producción.

En el año 2003, fue electo Diputado Nacional por Buenos Aires, pero renunció para sumarse como Ministro del Interior a la gestión de Néstor Kirchner al frente del Ejecutivo Nacional, cargo que ejerció hasta el fin del mandato de ex Presidente.

¿Su pasado no lo condena?

No son muchos los que recuerdan su escandaloso paso por la Intendencia de Quilmes de la mano del entonces Presidente de la Nación Carlos Saúl Menem. En efecto, el actual ministro estuvo prófugo durante 48 horas, en octubre de 1994. Por entonces se desempeñaba como intendente de Quilmes y el juez en lo Correccional y Criminal Ariel González Eliçabe había ordenado su captura en el marco de una causa en la que se investigaba la contratación de un estudio jurídico para negociar la deuda de ese municipio con la empresa Aguas Argentinas. Fernández fue acusado en aquel momento por falsificación de documento público. La firma del convenio había sido denunciada por la concejal del Frente Grande María del Carmen Alburúa, con el patrocinio del doctor Juan Pablo Cafiero.

Como Intendente de Quilmes, tuvo más de un escándalo: privatizó de modo ilegal la cobranza de deudas municipales, pagó 720 mil dólares anuales en la telefonía celular del municipio, el doble de lo destinado a Acción Social y la mitad de presupuesto de Salud; a uno de los directores técnicos del club Quilmes, incluso, le cedió un teléfono celular de la intendencia, contrató los servicios de una empresa que entregaba comida con materia fecal a los empleados del área de salud del municipio. Al dejar de la comuna quilmeña, dejó una " pesada herencia" de deuda de 11 millones de dólares, un déficit de 1.400.000, un incremento en los tributos del 40 por ciento, y apenas 200 mil dólares en la cuenta bancaria, según el balance que hizo su sucesor.

Cuando fue electo Senador en Buenos Aires, el primer uso que hizo Aníbal de sus fueros como senador electo, fue negarse a declarar ante el juez Ariel Gonzáles Elicabe, en el proceso que se le inició por transferir sin licitación la Dirección de Servicios Sanitarios a Aguas Argentinas.

En una investigación periodística, la Revista XXIII lo señaló como el protector político de bandas de narcotraficantes que operaban en el Norte de Argentina, como así también en Quilmes (ver también: http://www.periodicotribuna.com.ar/Articulo.asp?Articulo=1581).

Drogas K (por Christian Sanz de http://www.periodicotribuna.com.ar/)

En la zona de Quilmes unos "panfletos" firmados por una tal "Asociación Multipartidaria de Profesionales y Comerciantes de Quilmes", con imputaciones graves hacia algunos de los políticos más conocidos de esa zona:

"Detrás de Cristina de Kirchner, en Quilmes, se esconde Aníbal Fernández, Villordo y su candidato a concejal (Fernando) Rizzi.

Todos ellos protegen a una banda de delincuentes conocidos en la ciudad. Su máximo exponente es el matón Marcelo Mallo, es el funcionario encargado de Solano y Bernal a quien el encomendaron comprar el voto de los pobres con dinero y alimentos.

Se encuentra cumpliendo una condena con libertad condicional por utilización de documento falso (Causa 1117/03 Tribunal Federal de Entre Ríos). También se encuentra procesado por extorsión, amenazas y lesiones en Quilmes y sus causas se encuentran elevadas a juicio oral a desarrollarse próximamente.

Está imputado por ingresar armado y con una banda drogada al recinto del concejo deliberante hace tres meses, junto a Rizzi y (Daniel) Gurzi, hoy candidato a diputado Provincial, por el Frente para la Victoria de Quilmes.

Actúa con el conocido DEDO, otro presidiario sacado de la cárcel por Aníbal Fernández, quien vende drogas en las parrillas clandestinas de Quilmes, a cambio de pintar paredes para Villordo.

Por nuestros hijos y por nosotros NO permitamos que sigan manejando la ciudad, votemos en defensa propia. Votemos a cualquier partido político (...) pero no votemos a esta lacra".

Desde las virtuales páginas de este periódico hemos detallado sobradamente algunos de los escándalos de esa zona, como el de la droga secuestrada hace casi un mes en la localidad de Quilmes, la cual se encontraba en manos de Aníbal Centurión, quien tiene una unidad básica identificada con el kirchnerismo quilmeño.

En ese allanamiento -en la casa de Centurión- se habrían encontrado máquinas para “hacer” billetes y medio kilo de cocaína.

Lo interesante de este personaje es que militaba en una unidad básica que pertenece a la estructura política del intendente de Quilmes, Sergio Villordo, y del ministro Aníbal Fernández, ubicada en Avenida La Plata y Lamadrid, de Quilmes Oeste.

Asimismo, Centurión colabora con Daniel Gurzi (Gurzi fue secretario de gobierno de la intervención de Santiago del Estero de donde se tuvo que ir porque toda su gente fue denunciada por maniobras "poco claras"), secretario General de la Municipalidad de Quilmes y segundo candidato a diputado provincial. Gurzi, como hemos visto, aparece nombrado en el volante transcripto, lo cual da cierta credibilidad a las imputaciones que se efectúan allí. Aquellos que conocen la trastienda de los "negocios" en Quilmes -entre ellos el narcotráfico-, no dudan en afirmar que la protección siempre proviene desde lo más alto de la cúpula del poder.

"Cuando Uds. hablan de los municipios mafiosos, se olvidan de Quilmes, a cargo Sergio Villordo, ex-chofer y guardaespaldas del actual Ministro de Interior Aníbal Fernández, cuando éste era Intendente de Quilmes. La comunidad toda conoce que Villordo es el testaferro de Aníbal, y que en realidad, quien maneja el Municipio es el propio Fernández", confesó a este periodista Lucía R., una vecina de la zona sur que vive indignada por la impunidad con la que se manejan ciertas cuestiones non sanctas.

Lo llamativo es que, a pesar de todo lo que se sabe, el Gobierno Nacional sostiene al Ministro, aún a costa del desgaste de su propia imagen. Desde este periódico hemos publicado no menos de 10 denuncias por narcotráfico que involucran a media docena de funcionarios del gabinete de Kirchner, pero nada ha sucedido, no sólo a nivel judicial, sino a nivel político. Esto lleva a sospechar que quizás algunos de esos escándalos tengan el visto bueno de la mismísima Casa de Gobierno.

No hay comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.

La Hora en Argentina