viernes, 18 de enero de 2008

Hacia la nueva Cultura Tributaria: ¿y si mejor empezamos por casa?

Desde la Presidencia de Néstor Kirchner hasta la actual Administración de Cristina Fernández, la AFIP está intensificando los controles impositivos sobre muchas empresas y particulares, y puso en marcha una campaña publicitaria en televisión, radios, diarios, Internet y afiches callejeros en donde se exhorta a pedir siempre factura cada vez que compramos algún bien o servicio.

A su vez, el Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social de la Nación ha iniciado un campaña en lucha contra el trabajo en negro poniendo en marcha el Plan Nacional de Regularización del Trabajo. En la página web del citado ministerio se lee: “El Plan Nacional de Regularización del Trabajo (PNRT) es una política activa implementada por el Estado Nacional tendiente a transformar aquellas ocupaciones que se desenvuelvan en la esfera de la irregularidad en trabajo de calidad realizado en condiciones de libertad, equidad, seguridad y dignidad humana. El Plan es la materialización de la decisión de reinstalar la presencia del Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social como agente de contralor de las relaciones laborales”.

Es muy saludable la iniciativa tomada desde el Estado Nacional de facilitar la regularización de la situación laboral de muchas empleadas domésticas, las cuales pueden acceder a una obra social y aportes jubilatorios a cargo de su empleador.

Es una triste realidad que muchas personas que trabajan en nuestro país están sin ningún tipo de cobertura social (asignaciones familiares, obra social para el trabajador y su familia, aguinaldo, vacaciones pagas e indemnización) y es muy saludable que el Estado nacional tome urgentemente cartas en el asunto. Hasta ahí, todo bárbaro, bien por el Poder Ejecutivo Nacional.

Ahora bien, desde este blog, hacemos la humilde invitación a las autoridades nacionales a que hagan rigurosas inspecciones en distintos organismos oficiales de la Nación y de la Provincia en donde a diario cientos de seres humanos trabajan denigrantemente como pasantes, jefes de hogar o contratados sin ningún tipo de cobertura social.

Tomando el caso de San Juan, es escandalosa la gran cantidad de pasantes y "beneficiarios" del Plan Jefas y Jefes de Hogar que prestan servicios en el Estado Provincial y en todos los municipios que no tienen un recibo de sueldo en regla como esos que tanto exigen los inspectores nacionales a muchos empresarios.

Amparados en la vergonzosa Ley de Emergencia Económica, el Estado Provincial se excusa en no poder nombrar personal en planta permanente, pero por otro lado las vacantes en planta son largamente excedidas por la cantidad de trabajadores en negro.

Está excelente que el Estado defienda la calidad del trabajo en la Argentina... pero, como dicen por ahí, "la caridad empieza por casa"... ¿no te parece?

No hay comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.

La Hora en Argentina