lunes, 10 de diciembre de 2007

Kirchner: logros de su gestión y la deuda interna

Hoy Néstor Carlos Kirchner finaliza su mandato como Presidente de la Nación Argentina y le entregará el mando, en un hecho sin precedentes, a su esposa, Cristina Fernández.

El Presidente saliente puede exhibir con orgullo la alta imagen positiva que tiene en la población argentina, como así también un importante espacio de poder que supo construir desde la primera magistratura. Si uno repasa los reultados electorales de 2003, cae en la cuenta de que Kirchner recibió un poco más del 22% del total de votos, una cifra de escasa significatividad teniendo en cuenta que ni siquiera fue el ganador de aquella contienda electoral. Pudo darse el ¿lujo? de soltarse de la mano de su principal aliado político, el ex presidente Duhalde, quien le había puesto a su servicio todo su poderoso aparato bonaerense.

Pudo terminar de pacificar el país (algo que se empezó en la breve gestión de Duhalde), dando casi por finalizado el periodo de ingobernabilidad en la que el país estaba sumido de los tiempos del (des)Gobierno de la Alianza.

Kirchner va a dejar un país con un panorama económico más favorable que el que tuvo cuando le tocó asumir el 25 de mayo de 2003. Se incrementó notablemente el consumo interno, aumentaron las exportaciones, se aumentaron notablemente los niveles de recaudación que le permitieron realizar obras de importancia. Convengamos que tuvo gran incidencia la bonanza internacional que se vivió en estos años.

Fue bueno también el incentivo que se le dio a la Atención Primaria de la Salud, con la descentralización de hopitales públicos a lo largo y ancho del país, dotando a los Centros de Salud de mayor infraestructura y de profesionales. De sta manera se empezó a equilibrar la brecha entre la calidad de los servicios de salud prestados entre el sector privado y el sector público.

Fue positiva la cancelación de la deuda con el Fondo Monetario Internacional, un lastre que cargábamos los argentinos desde hacen décadas. Aunque no nos tenemos que engañar: lo pagado al FMI es un poco más del 7% de la deuda externa de la Argentina, la cual también se vio incrementada durante la gestión de Kirchner por la toma de nuevos créditos con el BID y con la venta de bonos que en su mayoría adquirió Venezuela.

LA DEUDA INTERNA

Sin dudas, la inflación creciente fue un gran dilema al que la Administración Kirchner no supo encontrarle soluciones de fondo. Solo cuestiones efectistas, tales como anuncios de canastas básicas con precios inamovibles ¿?, forzados convenios para sujetar la escalada de precios y la escandalosa manipulación de los índices de precios al consumidor elaborados por el INDEC, como ási también del índice de desempleo.

El tan mentado discurso de los derechos humanos se limitó a la reivindicación de la lucha armada que llevaron a cabo distintos movimiento subversivos en la Argentina durante la década del 70 y la constante humillación de las Fuerzas Armadas como institución, en vez de limitarse a someter a juicio a las personas que cometieron crímenes, tanto de uno como de otro lado.

La creciente inseguridad azotó en distintos lugares de la Argentina. Algo que no estuvo nunca en el discurso oficialista de la pasada campaña. Aunque, en realidad, este tema no se soluciona con endurecimiento de penas ni con mano dura de la policía: es algo más de fondo. La falta de educación y la marginalidad son caldo de cultivos para delincuentes.

La política exterior de este gobierno saliente dejó bnastante que desear. COmo un adolescente que se rebela contra el sistema, Kirchner tuvo ciertos berrinches mediáticos contra países industrializados y acercamientos para con dos gobiernos particulares como los de Cuba y el impresentable Chávez de Venezuela.

Párrafo aparte para el escándalo que nos está enemistando con Uruguay por la Papeleras ubicadas en territorio del país hermano. En Argentina hay muchas papeleras que a diario envenenan nuestros ríos y surgió la obsesión contra Botnia, merced a la histeriia que promueven los misteriosos Asambleistas de Gualeguaychú.

Contrariamente a lo que declama el Presidente saliente, esta administración estuvo también manchada con altisonantes casos de corrupción: Skanska, las bolsa de Felisa, la extraña valijas con los petrodólares, la caja de De Vido. Nadie sabe donde están exactamente los renombrados fondos del Gobierno Provincial de Santa Cruz ya que, contrariamente a lo que dijo Kirchner, nunca se repatriaron.

No hay comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.

La Hora en Argentina