viernes, 21 de diciembre de 2007

A 6 años de la caída de De La Rúa: Violencia es Mentir


Hoy se cumplen seis años de aquellos 20 y 21 de diciembre tan convulsionados en la República Argentina. Muchos hablaron de un país en llamas, pero los incidentes fue más que nada en en la Ciudad de Buenos Aires y alrededores: Hubo enfrentamientos violentos en la Capital, San Isidro, Munro, El Palomar, Ciudadela, Ramos Mejía, Morón, Moreno, Lanús y La Tablada. También se registraron incidentes menores en Santa Fe, Entre Ríos, San Juan, Santiago del Estero y Mendoza.

La gestión de la Alianza empezó a derrumbarse con la renuncia a la Vice Presidencia de la Nación de uno de los políticos demagogos por excelencia de este país, Carlos "Chacho" Álvarez: este individuo priorizó salvar su propio pellejo, evidenció su torpeza como gobernante, pretendiendo disimular su ineptitud para reflotar un barco que empezaba a hacer agua por todos lados. Con el escándalo de los sobornos explotando, Álvarez no tuvo el coraje para luchar desde adentro contra lo que él mismo decía denunciar; al día de hoy nadie está preso por ese vergonzante hecho, hasta el Gobernador de San Juan parece haber zafado pese a haber cobrado una suculenta coima...

La Alianza que había llegado al poder únicamente merced al hartazgo popular de tanto menemismo más que por méritos propios, quedó al desnudo. Quedaron al desnudo por ser incapaces para gobernar una Nación, por no haber previsto nunca un plan de gobierno real, más que slogans huecos que muchos votantes compraron en este país.

Los imbéciles de siempre cargaron contra la brutal represión policial, cuando en realidad hubo también gran responsabilidad de todos esos violentos que iniciaron los disturbios que, al fin de cuentas, les costó la vida a unos compatriotas.

El Golpe de Estado encubierto

Los hechos demuestran la evidente incapacidad del Gobierno Aliancista para dirigir al país que iba naufragando. Aunque, al igual que lo que sucedió con la abrupta renuncia de Raúl Ricardo Alfonsín a la Presidencia de la Nación para que asumiera Carlos Menem, el ex Presidente De la Rúa fue víctima de un golpe de estado nunca aclarado ni tratado como tal.

Además del peso, habían una infinidad de monedas alternativas a nivel nacional y en las provincias ¿cómo olvidar los LECOP?. La medida impopular que inició el descontento popular fue el lamentable "corralito bancario", por el cual los Bancos retuvieron a la fuerza los muchos dólares que ahorristas argentinos tenían depositados. Tiempo después de la caída de De La Rúa, con el dolar arañando los $ 4, los bancos empezaron a devolver dólres a los ahorristas en pesos, cotizándolos a $ 1,40. Este robo con guante blanco por parte de esos grandes capitalistas quedó impune para siempre...

Fueron esos ahorristas estafados por el sistema bancario de la Argentina los que salieron pacíficamente a protestar a las calles de Buenos Aires (y en algunas otras ciudades argentinas) haciendo sonar las cacerolas. Tuvo que pasar que le metieran la mano en el bolsillo a la clase media descaradamente para que la paz social empezara a diluirse.

Lo que nunca se investigó a fondo en este bendito país como hubieron cobardes que instigaron y movilizaron a personas para que realizaran vergonzosos saqueos en comercios, arrasando con todo lo que encontraban a su paso. Esta gente estaba tan "desesperada por el hambre" que no dudó robar en negocios costosos electrodomésticos ¿¿??... Era patético como las cámaras de televisión mostraban en directo a estos delincuentes robándose computadoras, televisores, teléfonos...

Las sospechas de la SIDE (Servicio de Inteligencia del Estado) sobre esta maniobra macabra apunta al entonces Gobernador de Buenos Aires Carlos Ruckauf, al gremialista Moyano y a quien fuera Presidente el año siguiente, Eduardo Duhalde. Estos dirigentes políticos solo vieron en la ineptitud de De La Rúa y del grupo "sushi" que lideraban sus hijos para hacerse del poder, el mismo poder al que no pudieron acceder por las urnas.

Ante los saqueos, la renuncia del ególatra Domingo Cavallo al Ministerio de Economía, en la soledad del poder, el entonces Presidente Fernando De La Rúa habrá pensado que la mejor salida para apaciguar los ánimos era firmando el Estado de Sitio, lo cual no hizo más que enardecer las protestas en su contra.

Lo cierto que aprovecharon para entrar en escena minúsculo grupos antidemocráticos y antipatriotas que inciaron los hechos de violencia, provocando a la policía y se generan excesos de una y de otra parte con un saldo de varios muertos en esas batallas campales.

¿Que se vayan todos? ¡Se quedaron casi todos!

En medio de toda la confusión política que sufríamos los argentinos, los presidentes que pasaron fugazmente por la Casa Rosada, la dolorosa incertidumbre de aquellos días, el fin del sueño del "primer mundo menemista", el fin de la del consumismo "1 a 1"... irrumpieron las organizaciones "sociales" al grito de "que se vayan todos".

Hubieron oscuros personajes como Luis D'Elia que capitalizaron en provecho propio la desorientación generalizada del pueblo para, arrasando toda legalidad y derechos de los demás, empezar a ganar espacios de poder por medio de los vergonzosos piquetes que azotaron a gran parte del territorio argentino.

Lo cierto es que, merced a los Planes Sociales Jefas y Jefas de Hogar manejados discrecionalmente que dieron origen a un nuevo clientelismo político, es que el Presidente Duhalde pudo "comprar" la paz social. Estos planes fueron financiados con préstamos del BID... que aumentaron más nuestra deuda externa.

Fue vergonzoso como dirigentes justicialistas que habían sido parte activa del descontrol menemista de los 90 (Eduardo Duhalde, Néstor Kirchner, Cristina Fernández, José Luis Gioja y sus hermanos, De la Sota, Daniel Scioli, Felipe Solá, Roberto Basualdo, entre otros) se presentaron ante los ojos del pueblo como "los salvadores" ¿? de la crisis que se inició en las Presidencias de Carlos Saúl Menem.

Fue vergonzoso como dirigentes que formaron parte del desastroso gobierno de De La Rúa al día de hoy no se hagan cargo de no haber aportado soluciones concretas desde el poder mismo (Elisa Carrió, Luis Brandoni, Raúl Alfonsín, la familia Avelín, las huestes bloquistas).

Pasaron seis de aquellos tristes años. La historia misma nos juzgará y se despejarán dudas respecto a si aprendimos la lección, o si seguimos cometiendo los mismos errores.

Pasaron seis años...

1 comentario:

Anónimo dijo...

LOS RADICALES LE GUSTE A QUIEN LE GUSTE SALVO IRIGOYEN JAMÁS PENSARON EN EL PUEBLO. LOS MÁS DESVALIDOS, MARGINADOS, EMPOBRECIDOS, QUE ES DISTINTO A SER POBRE. EMPOBRECIDOS ES LO QUE HAN LLEVADO A MUCHOS ARGENTINOS COMO LA NEFASTA DICTADURA DE VIDELA Y CÍA. LO QUE LUEGO HIZO ALFONSÍN (MUY POCO) Y REMATÓ LA LACRA DE MENEM, VENDIENDO AL PAÍS AL MEJOR POSTOR.
LA FLEXIBILIDAD LABORAL,LAS COIMAS, EL QUITE DEL 13 % A LOS PROFESORES UNIVERSITARIOS, POR DECIR ALGUNAS COSAS, NO SON OBRA DE CRISTINA NI DEL VERDADERO PERONISMO REVOLUCIONARIO, ES OBRA DE LA INEFICACIA Y SALVAJISMO DEL MISMO DE LA RÚA QUE NO LE IMPORTÓ
MATAR A PALOS Y TIROS A LOS HERMANOS ARGENTINOS.

Se ha producido un error en este gadget.

La Hora en Argentina