domingo, 18 de noviembre de 2007

¿Quiénes se esconden atrás de los Asambleístas de Gualeguaychú?

La historia escrita en torno a la controversia por las Papeleras de Botnia instaladas en Fray Bentos se compone de un cóctel peligroso que mezcla dosis de intolerancia, violencia dialéctica, desinformación generalizada, perversa manipulación de la opinión pública, prejuicios varios, periodismo corporativamente obsecuente y un Estado Nacional y Provincial irresponsables.

El Gobernador de Entre Ríos, Jorge Busti, buscando su propio rédito político apoyando a los manifestantes de Gualeguaychú otorgándoles subsidios, hasta que decidió tomar distancia cuando esa asamblea se hizo por momentos indomable.

Lo mismo le sucedió al Presidente Kirchner quien tomó partido por la causa de esos entrerrianos vociferando contra las autoridades uruguayas en varias oportunidades, aunuqe ya viendo lo insostenible de la postura argentina llegó a afirmar el pasado 30 de septiembre no había "nada más que hacer, la planta está ahí, y hay que esperar a La Haya". Inmediatamente, los manifestantes reaccionaron duramente contra Kirchner, quien tiene pánico a las manifestaciones en su contra, tuvo que desmentir sus propios dichos.


No hay peor sordo que el que no quiere oír

Científicos argentinos y extranjeros tomaron parte en esta polémica y pusieron al disposición de las sociedades argentina y uruguaya sus estudios para determinar el grado de impacto ambiental que puede tener la actividad de Botnia Uruguay.

El presidente del prestigioso Instituto de Tecnología Industrial de la Argentina (INTI), Enrique Martínez, sostiene que 'las nuevas tecnologías, como las que se implementarán en Fray Bentos, hacen que las plantas de celulosa no contaminen con cloro o que el que emite sea despreciable'.

Mario Feliz, docente investigador de la Universidad de La Plata también descarta un problema de magnitud en la instalación de las plantas frente a la ciudad argentina de Gualeguaychú. El científico critica la 'forma en la que se enfrentó el conflicto' y dice que 'analizamos el mundo real desde el 'ideísmo' de la filosofía adquirida en la humedad del café'".

Por otro lado, pocos saben que el gobierno uruguayo ha instalado una red de "laboratorios ambientales" compuesta por 35 centros de análisis que controlarán en tiempo real las mediciones de tierra, aire y agua de la planta de Botnia y que cuenta con la incorporación de un equipo canadiense que calibrará todas las máquinas utilizadas para asegurar que las mediciones sean certeras.

El hecho de haber seleccionado un laboratorio perteneciente al país del norte de América para efectuar los controles de equipos ha respondido a la necesidad de demostrar el alto grado de objetividad de los resultados obtenidos. En este caso Canadá actuará como actor independiente de la Dirección Nacional de Medio Ambiente (Dinama), el Laboratorio Tecnológico del Uruguay y otros sectores

Como si esto fuera poco, el Director Ejecutivo de Greenpeace para el Cono Sur, Martín Prieto y fue publicado por La Nación el 16 de mayo de 2006. Allí, Prieto aseguró que "Finlandia es un país que tiene un desempeño ambiental notablemente mejor que la Argentina."

Ni hablar del pésimo manejo que la Administración Kirchner tiene del Medio Ambiente en nuestro propio país. No tiene que irse hasta las aguas del Río Uruguay para buscar algún vestigio de contaminación, tiene cerca de la Casa Rosada el Riachuelo en La Boca en donde la contaminación es dramática desde hacen varios años y en su gestión no se avanzó para nada.

El Gobierno tiene un doble discurso. Tiene un discurso hacia Uruguay, al reclamarle reglas estrictas en términos de inversiones con impacto ambiental, pero tiene una actitud absolutamente indolente a la hora de controlar a las empresas que contaminan en la Argentina, en particular la industria papelera. Buena parte de las plantas papeleras en la Argentina todavía blanquean la pasta con cloro elemental, que es lo que genera un efluente terriblemente venenoso. Es una tecnología más antigua e infinitamente más contaminante".


La parafernalia ambientalista

A esta altura, luego de varios reveses diplomáticos, resulta sospechosa la persistencia de los Asambleístas de Gualeguaychú, alimentada por el respaldo de los principales medios nacionales (TN, Canal 13, Diario Clarín, Telefé, América, Infobae, Radio 10, entre otros), más el irresponsable trato que le dio a este tema el Gobierno de Néstor Kirchner.

La financiación de esta agrupación es cuanto menos sospechosa. Uno vé a los ambientalistas que disponen de una organización que les permite estar cortando rutas, viajando a Buenos Aires con sus protestas y todo su merchandising; hay una cumbre en Santiago a la que también asisten.

Ahora que Botnia ya está funcionando, los activistas han amenzado con monitorear obsesivamente la actividad de la empresa finlandesa hasta hacerlos que dejen las costas del Río Uruguay. Ante los micrófonos de Canal 9, uno de sus más altos dirigentes aseguró que están estudiando instalarse en alguna isla próxima a la fábrica de celulosa para controlar el grado de contaminación del aire, agua y suelo. ¿Quién financia todo ésto? ¿Con qué motivos?

No hay comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.

La Hora en Argentina