jueves, 1 de noviembre de 2007

¿Inflación? ¿Cuál Inflación?

El fenómeno inflacionario es algo que se va perjudicando las economías domésticas y afecta el humor de no pocos argentinos.

Lamentablemente, la Administración Kirchner tiene la perversa estrategia de manipular los índices publicados por el INDEC para transmitir una realidad paralela, acorde al provecho kirchnerista, que muchos compran.

El inefable Alberto Fernández volvió a insultar la inteligencia de todos los argentinos al afirmar públicamente que “todas las consultoras económicas" avalan el (manipulado) índice del INDEC, y, en vez de dar una respuesta seria acorde a su cargo, optó por atacar a la oposición y sectores de la prensa que quieren instalar el temor inflacionario.

Sin embargo, de acuerdo con un informe elaborado por Consumidores Libres, los precios de los productos que integran la canasta familiar subieron 0,27% en octubre, y acumulan un alza del 21,3 % en lo que va del año.

Asimismo, la Consultora Equis (http://www.consultoraequis.com/), entidad dirigida por Artemio López, un economista cercano al gobierno, que dice que “la CBE (Canasta Básica de la consultora) pasó de un valor $153,79 el 3 de Julio a $ 180,49, el 30 de octubre y acumula desde el 3 de julio un aumento del 17,36%”. Dicha estimación fue hecha en base a los lineamientos tradicionales del INDEC.

Los parches del gobierno

La Argentina no sabe capitalizar los bondad de sus índices macroeconómicos: el continuo crecimiento del PBI, el superávit fiscal y comercial. En vez de ofrecer medidas estructurales que contrarresten los efectos inflacionarios, la política económica del oficialismo nacional fue incentivar la demanda: los aumentos en los subsidios, la política fiscal expansiva, el freno artificial a los precios de las tarifas y de los combustibles. Claro que los resultados son efectistas e inmediatos, se lo apreció claramente en estos últimos comicios.

El precio internacional del barril de petróleo sigue subiendo y se espera que dentro de poco alcance el pico históico de los U$S 100. En la Argentina, hay presiones de las empresas petroleras para subir el alza de combustibles, lo que traerá aparejado un efecto multiplicador negativo para las economías domésticas de nuestro país. POr el momento, la única reacción oficial fue un convenio firmado para impedir subas en los precios y el envío de los matones kirchneristas a presionar a la empresa que se ajuste a los precios internacionales, como sucedió con Esso.

En coherencia con su comportamiento prepotente, al no haber créditos accesibles en plaza, Néstor Kirchner y su esposa, Cristina Fernández, en declaraciones públicas optaron por amenazas patoteras a los bancos para que bajen las tasas.

Sería conveniente para el sector industrial argentino que el Gobierno aliente el incremento de la oferta de bienes y servicios para poder satisfacer la creciente demanda. Se podrían revisar las retenciones a la importaciones de bienes de capital, de manera que las industrias puedan aumentar su capacidad de producción, se podrían establecer nuevas líneas de créditos para poder financiar a la producción.

Como si esto fuera poco, es una gran incógnita el plan de gobierno de la presidente electa, lo cual no permite avisorar alguna luz de esperanza de que este rumbo pueda cambiar.

No hay comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.

La Hora en Argentina