miércoles, 31 de octubre de 2007

Una Embajada bastante cara


El tradicional Partido Bloquista transita acaso el peor momento de su historia en la escena política sanjuanina merced a la falta de un claro liderazgo partidario, como así también las ásperas divisiones que se suscitaron en estos últimos tiempos.

Bien lejanos quedaron los tiempos cuando dirigentes y afiliados del partido de la estrella exhibían una gran disciplina partidaria, los criterios se unificaban detrás del caudillo don Leopoldo Bravo y se obtenían resonantes triunfos electorales a lo largo y a lo ancho de la Provincia. En las elecciones de agosto, fue la primera vez en su existencia que el Partido Bloquista no tuvo su propio candidato a gobernador.

Actualmente el Partido Bloquista se encuentra quebrado: por un lado, están quienes priorizaron su "salida laboral" por encima de la estructura partidaria con Leopoldo Bravo (h) y Edgardo Sancassani a la cabeza y, por otro, aquellos que rechazaron de plano todo acercamiento al giojismo, manteniendo una mínima coherencia.
Como si la victoria de estas dos últimas elecciones hubieran sido propia, desde Rusia, Leopoldo Bravo echó en cara a quienes cuestionaron la asociación al Frente para la Victoria y llamó a la "reconciliación" de los partidarios de la estrella. Suena paradójica esta invitación porque viene de uno de los bloquistas que le vendieron el alma a Kirchner y Gioja con tal de tener algún cargo hipotecando la participación del Partido en una contienda electoral.
Polito Bravo, quien aún desde la Embajada de Rusia no consiguió ningún de los tan anunciados beneficios para San Juan, trata de liderar este alineamiento obsecuente con quienes son sus empleadores políticos. Cualquiera que se precie de ser algo inteligente, sabrá apreciar que esta victoria no puede ser nunca mérito de Bravo ni de Sancassani: ambos dirigentes deben pagar los derechos de autor al Gobernador de San Juan con el sometiemiento del bloquismo.

¿Folklore Bloquista?

Diario de Curro, obrando consecuentemente con el poder de turno, saludó el acceso de Graciela M. Caselles a la Cámara de Diputados de la Nación en el interior de su edición matutina del 31/10/07 tituló "la vuelta del folklore bloquista". Dice la crónica que Gioja "iba a asistir, pero a último momento se vio impedido" ¿? y que afiliados bloquistas comentaban por lo bajo que "les hubiera gustado contar con la presencia del actual Gobernador en la sede de la Calle Mitre".

Los simpatizantes bloquistas pueden lamentarlo leyendo en: http://www.diariodecuyo.com.ar/home/new_noticia.php?noticia_id=249498

Será entonces el nuevo "folklore bloquista" participar en actos en la sede central del Partido Justicialista, será "folklore bloquista" ver a dirigentes bloquistas alzar sus manos al son de la "Marcha Peronista", será "folklore bloquista" estar vivando a Gioja como si se tratara de la reencarnación de Federico Cantoni.

Queda aún un poco de dignidad

Es sabido que no son pocos los simpatizantes bloquistas que están muy descontentos con el "acuerdo" con el Frente para la Victoria habida cuenta de que, tal como afirmó Enrique Conti, Gioja eligió a dedo a quienes serían los dirigentes bloquistas que lo acompañarían.

Por otro lado, están Miguel Arancibia y Alfredo Castillo, quienes optaron por apartarse del Frente para la Victoria, manteniendo una coherencia opositora, a sabiendas de lo difícil que representa actualmente derrotar a José Luis Gioja.

Precisamente el saliente Intendente de la Ciudad de San Juan, C.P.N. Enrique Edgardo Conti quien se mantuvo públicamente crítico a la prostitución del Partido para con el poder giojista. Él se mantiene en su postura distante al poder, manteniendo el rol opositor que le confió la ciudadanía.
Por estos días es una incógnita el destino político de Enrique Conti: ¿protagonizará una reorganización del bloquismo?, ¿podrá liderar voluntades dentro del Partido? ¿estará pensando en el 2011 y por eso no quiso desgastarse en estas elecciones compitiendo con Gioja?

No hay comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.

La Hora en Argentina