martes, 23 de octubre de 2007

Los Kirchner y Tinelli bailaron por un voto

Este pasado fin de semana, la ciudadanía argentina fue testigo de otro episodio mediático de la campaña electroral de Cristina Fernández. A falta de propuestas concretas, a falta de un plan de gobierno, la Primera Dama apuesta a insulsos coqueteos en el exterior y a impactos mediáticos en nuestro país, en connivencia con gran parte de la prensa nacional.

Al igual que Carlos Saúl Menem, la Primera Dama se dio el gusto de sacarse una foto con el famoso animador televisivo en los días previos a los comicios.
El 20 de octubre el exitoso empresario Marcelo Tinelli inauguró el Complejo "José Domeño" del Club Ciudad de Bolívar, localidad a 354 kilómetros de Capital Federal.

Con una gran concurrencia de público, el empresario abrió las puertas de un complejo deportivo de grandes proporciones en un acto en el que asistieron el Secretario de Deportes de la Nación, Claudio Morressi; el intendente de San Carlos de Bolívar, Juan Carlos Simón y distintas autoridades de la ciudad. No faltó todo el cotillón alusivo al matrimonio presidencial.

Según consigna la Revista Notivcias, el mencionado complejo deportivo lleva el nombre del abuelo materno de Tinelli, ex dueño de los diarios locales El Mensajero y La Mañana. Tiene 3.000 metros cuadrados cubiertos, con pileta climatizada, gimnasio, dos cancha de vóley, 14 dormitorios con equipamiento a full y un parque de deportes en un predio de 4 hectáreas. La obra, que se inició en el 2003, es un emprendimiento privado que, en total, habría costado 9 millones de pesos. Fue desarrollado por la firma Esfinge 21 SA, que pertenece a Tinelli y gerencia al club Bolívar.

Marcelo Tinelli, un personaje que supo construirse a si mismo a base de acertadas corazonadas, supo pasar de ser un ignoto movilero de programas radiales a un poderoso empresario. Edificó su fama en base a su habilidad para leer de antemano el gusto popular, y saberse rodear en distintos momentos de las personas apropiadas. Con los íconos populares de la Argentina tuvo relaciones de amores y odios que capitalizó con su popularidad. Así, cobraron notoriedads sus encuentros y entredichos con Diego Maradona, con los ex presidentes Menem y De La Rúa y, como es de esperarse, con el actual Primer Mandatario.
No son muchos los que tienen muy presente que Menem, el mismo al que reniega, visitó varias veces los programas televisivos de marcelo Tinelli hasta cerró su campaña electoral dpara su reelección.
En el recuerdo pareció quedar aquella dura crítica de Tinelli contra el jefe de Gabinete, Alberto Fernández, cuando hace cuatro meses lo acusó de ser "el López Rega de Kirchner". Fue después de que aquél involucró a la productora del conductor, Ideas del Sur, en una supuesta maniobra de facturas truchas en contratos de publicidad con el jefe de gobierno porteño, Jorge Telerman.
Tinelli, ícono argentino por excelencia de estos tiempos posmodernos, tiene su oriente en un extremo pragmatismo, sabe manejar los impactos mediáticos. Muchos argentinos lo tienen como referente, probablemtne porque compraron la imagen que Marcelo Hugo hábilmente vende: el muchacho de barrio, sencillo, entrador, amigo de todo el mundo, familiero.

No hay comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.

La Hora en Argentina