lunes, 29 de octubre de 2007

La batalla electoral dejó varios heridos (de muerte)...

Dada una fragmentadísima oposición, el contundente triunfo de Cristina Fernández dejó sus (profundas) heridas en sus adversarios políticos. Al igual que lo sucedido con el oficialismo que prescindió de estructura partidaria y de una clara ideología, el arco opositor también se manejó con fuertes personalismos, lo cual hace más volátil a nuestra democracia.

Elisa Carrió ya había anunciado que ya no será más candidata a la presidencia, habrá que esperar si con el pasar del tiempo mantendrá su palabra. También habrá que ver la suerte que corre la Coalición Cívica, habrá ver si podrá consolidarse en el tiempo como una verdadera oposición, habrá que ver si nuevos líderes podrán ganar relevancia. Personalmente, deseo que a Carrió no la traicione nuevamente su temperamento y que pueda comportarse a la altura de las circunstancias: fue poco claro como en su trayectoria se caracterizó por abandonar barcos que se hundían en la inestabilidad (UCR y ARI)

Roberto Lavagna fue un candidato respetado por el electorado, aunque sin el carisma necesario para arrastrar masas de votos. Dada su edad, es una incógnita si los tiempos le darán como para competir por una nueva chance presidencial. Muy probablemente será hombre de consulta permanente en los próximos años.
Alberto Rodríguez Saá, al igual que el mandatario neuquino Sobisch, pudo comprobar que no es nada sencillo hacer extensiva la hegemonía provincial hacia el resto del país. Fue patético como en su campaña proselitista, el gobernador puntano criticaba la soberbia kirchnerista y hablaba de la falta de respeto a las instituciones, como si eso no hicieran en San Luis, feudo de la familia Saá desde hacen décadas.

Fue poco clara la jugada que llevaron a cabo los hermanos Rodríguez Saá, Eduardo Duhalde y Carlos Menem, miembros del parque jurásico del justicialismo: ¿realmente habrán creído que su FREJULI podría hacerle sombra a la hegemonía hirchnerista?
Ahora, el ex presidente Duhalde hizo la promesa/amenaza de que en marzo volverán al ruedo para "reorganizar el Partido Justicialista" (¿o será un plazo para la estabilidad de la gestión de Cristina?). Esperamos que la vanidad de estos dirigentes no vuelva a poner en peligro al país como sucedió en el golpe de Estado que sufrió el (des)Gobierno de De La Rúa.

Ricardo López Murphy hizo la peor de sus elecciones, ni siquiera pudo alcanzar la Cámara Baja. Después de haber hecho una buena elección en 2003, en donde estuvo cerca del ballotage, no pudo repetir nunca más esa perfomance: peor aún, fue perdiendo progresivamente su caudal de votos. Más allá de la seriedad de sus pronunciamiento en cuanto a temas cruciales de la realidad argentina, las razones estarán en sus indefiniciones en cuanto a alineamientos a lo largo de estos años.
Mención especial en este pequeño raconto para el electo vice presidente y actual gobernador de Mendoza, el "transversalizado" Julio Cobos: si bien aún no finaliza el reñido escrutino de votos en esa provincia cuyana, todo parece indicar que su candidato a la gobernación, Biffi, resulta vencido por el opositor Jaque. Es una mala noticia para Cobos, ya que su decorativo papel en estas elecciones y su incierta incidencia en la política nacional le hacen presagiar un oscuro destino político... Uno se pregunta: ¿hasta qué punto será gravitante en el futuro gobierno de Cristina?, ¿hasta qué punto su cargo de vice-presidente será relevante en un lugar político por excelencia como es el Congreso de la Nación?


Entonces... ¿quién?

Dado el reciente panorama de la oposición como consecuencia del duro revés, es que, por lo pronto, no asoma algún referente opositor que pueda aglutinar voluntades y equilibrar políticamente a la Argentina.

Macri se mantuvo distante de esta contienda electoral, a sabiendas de lo que veía venir. Tuvo sus duelos dialécticos y desgastantes con Blumberg, López Murphy y hasta Carrió.

Gabriela Michetti, vice Jefa electa de la Ciudad de Buenos Aires debe tener la habilidad para capitalizar las expectativas generadas en torno a su figura para así transformarse en una referente de la oposición.

Hermes Binner, el sorprendente gobernador electo de Santa Fe, también puede ganar protagonismo en la política nacional. Será precisa una muy buena gestión en su mandato para que el dirigente socialista obtenga un buen aval para entrar en la consideración de la ciudadanía.
Habrá que esperar... y rogar.

1 comentario:

Nicolás (Neuquén) dijo...

Quiero compartir algunas apreciaciones sobre lo que paso el 28 de octubre.
En principio tengo que decir que al igual que muchisimos argentinos me siento triste por el triunfo de “Kristina” en primera vuelta.
Me cuesta entender como mucha gente que en el 2001 pedía “que se vayan todos”, en el 2007 vota por este rejunte de menemistas reciclados, después de que demostraron durante 4 años que solo les intereso la acumulación de poder, tomando medidas populistas y a corto plazo sin resolver de fondo los problemas de nuestro país, desaprovechando así la oportunidad historica que nos brinda un contexto económico mundial favorable y un superavit pocas veces dado
Sin embargo, por otro lado, me reconforta el hecho de que en las grandes ciudades haya triunfado la oposición como alternativa superadora; ganando Lilita Carrio ampliamente en Capital Federal, Rosario, La Plata, Mar del Plata y Bahia Blanca; como así también Lavagna en Cordoba.
Y esto quiero resaltarlo, porque me parece una buena señal que en los grandes centros urbanos, haya prevalecido el voto inteligente e independiente, a pesar del despilfarro de recursos públicos en la campaña y la influencia que ejerce gran parte de los medios de comunicación que fueron coaptados por el Kichnerismo (Clarín, Infobae y Pagina 12 por citar solo algunos ejemplos)
Esto demuestra que de no haber sido por el punteraje politico, el clientelismo y el aprovechamiento de la ignorancia, Cristina hubiera estado obligada a ir a un ballottage.
Y este creo que constituye el principal obstáculo a un mejor funcionamiento de la democracia, la pobreza, el clientelismo, la falta de educación y la manipulación de la realidad a través de los medios de comunicación.
Por eso creo que se debe destacar el comportamiento del electorado de las grandes ciudades, ya que demostraron que solamente con el voto se le puede ganar a la corrupción, a la falta de gestión y a la demagogia
Yo creo que un futuro este fenómeno se puede dar en las ciudades medianas y chicas cambiando así el escenario.
Y para demostrar que esto es posible, cito como ejemplo el caso de la ciudad de Neuquén donde sin un peso y sin aparatos, Lilita Carrio quedo segunda a muy pocos puntos de Cristina, superando ampliamente a Sobisch. Mientras que en la provincia el resultado fue: Cristina 37%, Lilita 23%, Sobisch 20% y Lavagna 10%. Dentro de todo, un resultado que no esta nada mal para una provincia dominada durante décadas por el aparato del MPN.

Nicolás(Neuquén)

Se ha producido un error en este gadget.

La Hora en Argentina