martes, 23 de octubre de 2007

Acerca de HALLOWEEN

Halloween, o el relativismo de lo sobrenatural

Este 31 de octubre se celebra Halloween. En nuestro país se organizan fiestas alusivas en boliches, en jardines maternales se hacen fiestitas en donde los niños van disfrazados de mounstruitos, brujas, diablitos y de más.

En Argentina, como en muchos lugares de Latinoamérica, ha ganado fama la costumbre de celebrar el Halloween. En estos últimos años, merced a la gran influencia de los medios masivos de comunicación, así como copiamos otras costumbres del "primer mundo", la sociedad argentina ha adoptado Halloween como una nueva festividad.

Puede resultar muy divertido para los niños disfrazarse y salir a la calle encompañía de los hermanos y vecinos a pedir dulces e ir asustando a cuanto desafortunado transeúnte se topa con ellos.

Ahora bien, hay toda una historia detrás de Halloween que no muchos conocen. Y tiene sus implicacias anticatólicas de las que nadie nos habla y nos venden como que todo es un juego inofensivo.

La cultura moderna, jactándose de ser pragmática y científica, se aparta de Dios considerándolo un mito ya superado. Al mismo tiempo, para llenar el vacío del alma, el hombre de hoy retrocede cada vez más al absurdo de la superstición y del paganismo. Ha cambiado a Dios por el mismo demonio. Sin la fe, el hombre se arrastra hacia la necesidad de protegerse de fuerzas que no puede dominar. Vive con miedo le necesita expresarlo. Busca de alguna manera con sus ritos exorcizar las fuerzas superiores.


El origen celta del Halloween

El Halloween tiene un origen pagano. Ya desde el siglo VI antes de Cristo los celtas del norte de Europa celebraban el fin del año con la fiesta de Samhein (o La Samon), fiesta del sol que comenzaba la noche del 31 de octubre. Marcaba el fin del verano y de las cosechas. El colorido de los campos y el calor del sol desaparecían ante la llegada de los días de frío y oscuridad.

Creían que aquella noche, el dios de la muerte permitía a los muertos volver a la tierra fomentando un ambiente de muerte y terror. La separación entre los vivos y los muertos se disolvía aquella noche y haciendo posible la comunicación entre unos y otros. Según la religión celta, las almas de algunos difuntos estaban atrapadas dentro de animales feroces y podían ser liberadas ofreciéndole a los dioses sacrificios de toda índole, incluso sacrificios humanos.

La invasión de los romanos (46 a.C.) a las Islas Británicas dio como resultado la mezcla de la cultura Celta con los usos y costumbres de la Europa continental. Cuando los pueblos celtas se cristianizaron, no todos renunciaron a las costumbres paganas. Es decir, la conversión no fue completa.

La coincidencia cronológica de la fiesta pagana con la fiesta cristiana de Todos los Santos y la de los difuntos, que es el día siguiente, hizo que algunos las mezclaran. En vez de recordar los buenos ejemplos de los santos y orar por los antepasados, se llenaban de miedo ante las antiguas supersticiones sobre la muerte y los difuntos.

Algunos inmigrantes irlandeses introdujeron Halloween en los Estados Unidos donde llegó a ser parte del folklore popular. Se le añadieron diversos elementos paganos tomados de los diferentes grupos de inmigrantes hasta llegar a incluir la creencia en brujas, fantasmas, duendes, drácula y monstruos de toda especie. Desde USA, Halloween se ha propagado por todo el mundo


Algunas costumbres de Halloween

* Trick or Treat: Los niños (y no tan niños) se disfrazan (es una verdadera competencia para hacer el disfraz más horrible y temerario) y van de casa en casa exigiendo «trick or treat» (truco o regalo). La idea es que si no se les da alguna golosina le harán alguna maldad al residente del lugar que visitan. Para algunos esto ha sido un gracioso juego de niños.

* La Calabaza: Según una antigua leyenda irlandesa un hombre llamado Jack había sido muy malo y no podía entrar en el cielo. Tampoco podía ir al infierno porque le había jugado demasiados trucos al demonio. Tuvo por eso que permanecer en la tierra vagando por los caminos, con una linterna a cuesta. Esta linterna primitiva se hace vaciando un vegetal y poniéndole dentro un carbón encendido. Jack entonces se conocía como "Jack of the Lantern" (Jack de la Linterna) o, abreviado, Jack-o-'Lantern. Para ahuyentar a Jack-o-'Lantern, la gente supersticiosa ponía una linterna similar en la ventana o frente a la casa. Cuando la tradición se popularizó en USA, el vegetal con que se hace la linterna comenzó a ser una calabaza la cual es parte de las tradiciones supersticiosas de Halloween. Para producir un efecto tenebroso, la luz sale de la calabaza por agujeros en forma del rostro de una calavera o bruja.

* Fiestas de Disfraces: Una fiesta de disfraces no es algo intrínsecamente malo.


Consumismo de terror

Una cultura de consumo que propicia y aprovecha las oportunidadespara hacer negocios, sin importar cómo. La industria del cine ha contribuido también al Halloween con una seria de películas en las cuales la violencia gráfica y los asesinatos crean en el espectador un estado morboso de angustia y ansiedad. Estas películas no son vistas únicamente por adultos, pues pueden servistas incluso en la televisión comercial, creando en los niños miedoy una idea errónea de la realidad.

El Halloween es, por supuesto, un gran negocio. Máscaras, disfraces, dulces, maquillaje y demás artículos necesarios son un motor más que suficiente para que algunos empresarios fomenten el "consumo del terror".

Otro problema es la imitación de todo lo estadounidense. La influencia de la cultura estadounidense no solamente se queda en la ropa, la música o la comida.


¿Estamos concientes de todo lo que está envuelto en esta costumbre?

Muchos grupos "neo paganos", satanistas yocultistas han tomado el 31 de octubre como la fecha más importantede su calendario.El originario "Samhain" es llamado hoy día el "Festival de la muerte"y es reconocido por todos los satanistas, ocultistas y adoradores del diablo como víspera del año nuevo para la brujería.

Anton LaVey, autor de "La biblia satánica" y sumo sacerdote de la iglesia de satanás, dice que el día más importante para los seguidores del maligno es el de Halloween. LaVey dice que en esta noche los poderes satánicos ocultos y de brujería están a su nivel de potencia más alto. El Halloween está directamente ligado al ocultismo.

Es un hecho registrado y documentado que en la noche del 31 de octubre en Irlanda, Estados Unidos y muchos países de hispanoamérica se realizan misas negras, cultos espiritistas y otras reuniones relacionados con el mal y el ocultismo.

Ante un análisis superficial, es evidente la connotación negativa delas imágenes con que se "adornan" tarjetas, afichés, pegatinas asíc omo disfraces y toda la parafernalia que rodea al halloween. Salta a simple vista que el mensaje de amor, caridad, paz y esperanza que nos trajo Jesucristo se haya totalmente divorciado de estas imágenes sangrientas, que retratan a brujas, hechiceras, muertos andantes,vampiros y demás engendros que nada tienen de constructivo. Es, porsí misma, una "celebración" de la maldad.


¿Qué hacemos los católicos ente el Halloween?

Los católicos no debemos tomar una postura fanática, pero tampoco caer en el relativismo del mundo. Lo importante, tal como se plantea en este artículo, es llamar a las cosas por su nombre y distinguir lo que es Dios y lo que no lo es. A Satanás no le gusta para nada que lo desenmascaren y que dejemos al descubierto sus continuas trampas.

Ante todos estos elementos que componen hoy el Halloween, vale la pena reflexionar y hacerse las siguientes preguntas:

- ¿Es que, en aras de la diversión, podemos aceptar que los niños alvisitar las casas de los vecinos, exijan dulces a cambio de no hacerles un daño (estropear muros, romper huevos en las puertas,etc.)?

- ¿Qué experiencia (moral o religiosa) queda en el niño quepara "divertirse" ha usado disfraces de diablos, brujas, muertos, monstruos, vampiros y demás personajes relacionados principalmentecon el mal y el ocultismo, sobre todo cuando la television y el cine identifican estos disfraces con personajes contrarios a la sana moraly ni qué decir de la fe y los valores del Evangelio.?

- ¿No seríamos totalmente incongruentes con la educación quehemos venido proponiendo en la cual se debe respetar a los demás yque las travesuras o maldades no son buenas?

- ¿No sería esto aceptar que, por lo menos, una vez al año se puede hacer el mal al prójimo?

- Con los disfraces y la identificación que existe con los personajes hollywoodescos ¿no estamos promoviendo en la conciencia de los pequeños que el mal y el demonio son solo fantasías, aparte de un mundo irreal que nada tiene que ver con nuestras vidas y que por lotanto no nos afectan?

- ¿Qué experiencia religiosa o moral queda después de la fiesta del Halloween?

- ¿No es ésta otra forma de relativismo religioso con la cual vamos permitiendo que nuestra fe y nuestra vida cristianas se vean debilitadas?

1 comentario:

Cristy dijo...

No creo que mucha gente sea consciente de que en esa fecha se reunen a hacer magia negra, etc....estoy de acuerdo en que es todo negocio y lo peor es que es cada vez mas, aca en Europa porsupuesto tbn esta de moda..los chicos lo festejan por lo que obtienen: las golosinas y solo por eso.

Se ha producido un error en este gadget.

La Hora en Argentina