jueves, 7 de agosto de 2014

Guido Carlotto y el "sacrilegio" de dudar

ÉPICA. Es políticamente correcto rendir ciega pleitesía
a Enriqueta Estela Barnes.
Se anunció que Enriqueta Estela Barnes de Carlotto finalmente pudo encontrar a su nieto Guido, noticia que sacudió a la opinión pública de toda la Argentina y hasta repercutió en otros lugares del mundo.

Y se escucharon numerosas voces que manifestaron su regocijo y admiración para con la titular de Abuelas de Plaza de Mayo, por su insistente búsqueda de su nieto.

Estela Barnes organizó rápidamente una conferencia de prensa para manifestar sus sensaciones acerca de esta noticia; ante los numerosos periodistas que se hicieron presentes, Doña Estela afirmó “no me quería morir sin abrazarlo, sin conocerlo”. Fue casi un show mediático, en el que la titular de Abuelas fue el centro de todos los flashes del periodismo.

Resultó ser que "Guido Carlotto" es Ignacio Hurban, un hombre de 35 años, músico de profesión y residente en Olavarría.  

Ahora bien, hay varios puntos no muy claros en esta historia: cómo fue el cotejo genético de los ADN y las circunstancias del nacimiento del nieto. Según se supo, la información genética de Ignacio Hurban fue comparada con los datos del banco genético, se encontró que se correspondían en un 99,99% con el ADN de Oscar Montya, su papá, y de Estela de Carlotto, su abuela. De todas maneras, la jueza federal María Servini de Cubría lleva largos años investigando esta situación.

Resulta curioso que, contrariamente a otros casos resonantes de recuperación de nietos, Estela Barnes de Carlotto no solo que no acusó por apropiación a la Familia Hurban sino que hasta habló muy bien de ellos, como si ya los conociera de antes (?). Sin dar muchas explicaciones, dirigente afirmó que los padres de Guido Carlotto/ Ignacio Hurban "nada tuvieron que ver con la Dictadura" (!), añadiendo que "si lo criaron bien, yo se los quiero agradecer".

Laura Estela Cartotto estudiaba Historia en la Universidad Nacional de La Plata y militaba en Montoneros, ámbito en el que conoció a Walmir Oscar "el Puño" Montoya, con quien formó pareja. Ambos jóvenes participaron en hechos violentos y fueron detenidos y luego asesinados por los "grupos de tareas" que tanto terror sembraron en aquellos tristes años de la Argentina. Estela Barnes y su marido Guido Carlotto fueron de los pocos padres que tuvieron el "privilegio" de recibir el cadáver de su hija de manos de los jerarcas militares, poco tiempo después de haber sido brutalmente asesinada. La Sra. de Carlotto era muy cercana a la familia de Reynaldo Bignone, ex Presidente de facto.

Estela Barnes se unió a los valientes pedidos de Justicia, aunque nunca había denunciado que su hija estaba embarazada al momento de ser capturada. Según sus propias palabras, fue recién en el año 1984cuando, según su propia declaración, conversando casualmente con otra persona en la Ciudad de San Pablo, se enteró de que su hija Laura había estado embarazada al momento de ser secuestrada y que habría parido un hijo en cautiverio. De ahí en más, la Sra. Estela Barnes inició la búsqueda de su nieto al que la misma Laura habría llamado "Guido".

Desde el año 1985, cuando hizo exhumar el cadáver de su hija, la líder de Abuelas de Plaza de Mayo repetía públicamente “Yo vi a Laura. Vi los huesitos de Laura. Por los huesitos de la pelvis, supe que había sido mamá”. Según consta en la investigación, nunca hubieron evidencias contundentes que sostuvieran la hipótesis de un embarazo de Laura Carlotto, más que vagos "comentarios".

Desde ahí en más, Estela Barnes de Carlotto fue cobrando notoriedad en la opinión pública debido a su lucha por la verdad y justicia, llegando a ser destinataria de numerosos subsidios en dinero que recibía de entidades. Fue convirtiéndose en una personalidad destacada que fue recibida siempre con honores por presidentes como fue el caso de Carlos Saúl Menem, de quien logró apoyo financiero para Abuelas de Plaza de Mayo, a pesar de que el riojano había decretado el polémico indulto para genocidas y terroristas. Y, como es de público conocimiento, hace más de una década que la titular de Abuelas se encolumnó al kircnerismo al sentirse apoyada política y, hay que reconocerlo, económicamente.

CERCANA AL PODER. Estela Barnes tuvo una "amable"
reunión  con el entonces Presidente Menem, a pesar de que
el riojano haya decretado indulto para genocidas y terroristas.
La Sra. de Carlotto adquirió una gran "autoridad moral" en materia de derechos humanos que le sirvió para que su opinión sea muy escuchada por una porción importante de la sociedad, sumado a la gran cantidad de premios y distinciones que distintas instituciones le fueron entregando. Se enarboló la teoría del "Plan Sistemático de Robos de Bebés" y, como sucedió con los desaparecidos durante la triste Dictadura, se arrojó al aire el número de 500 para medir la cantidad de niños robados por los jerarcas militares. Así, el ego de la Sra. de Carlotto fue haciéndose exhorbitante.

Aún así, su figura no estuvo ajena a polémicas al criticar duramente a reclamos populares de Justicia de gente que no afín al kirchnerismo, como los del Caso Blumberg, a las Tragedia de Once y Cromagnon (no dudó en calificar públicamente de "delincuentes" a los padres de las víctimas), como así también su controversial abandono de la Presidencia de la "Comisión Provincial por la Memoria" en Buenos Aires.

En medio de tanto júbilo popular por la aparición del nieto de Estela, un detalle que muchos pasaron por alto es el silencio de Hebe Pastor de Bonafini. No lo reconocen públicamente, pero Estela Barnes y Hebe Pastor se detestan por razones que solo ellas saben.

CARLOTTO ES OTRA QUE REPUDIA A BERGOGLIO PERO ADMIRA 
AL PAPA FRANCISCO. Apenas fue elegido como Papa, Carlotto sentenció
desde su pedestal "Bergoglio perteneció a la Iglesia que oscureció al país".
Meses después, al cambiar la mirada del kirchnerismo sobre el Papa argento,
Carlotto se mostró muy sonriente junto a Francisco
Quien sí celebró la aparición de "Guido" fue Nora Cortiñas, quien encabeza la agrupación Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora. Cortiñas, que también está enfrentada con la Presidente de Madres de Plaza de Mayo, sentenció "dentro de esta militancia que han hecho desprendido de egoísmo, una lucha con miras en el país soñado, con justicia social, con vida digna para todos y todas" (...).

Lo que estas señoras no dicen es que se trata de un "idealismo" que a los argentinos nos costó también terror y muertes de inocentes. Tampoco es políticamente correcto reconocerlo.

No voy a negar el horror que vivieron aquellos que fueron secuestrados, torturados y desaparecidos. Y es digno de respeto la abnegada lucha de sus familiares.

Pero es una verdad incómoda que esa legítima búsqueda de Justicia terminó contaminándose por intereses espúreos de algunos personajes que se pusieron a la cabeza de esos reclamos. Estela Barnes y Hebe Pastor priorizaron sus egos y terminaron por prostituir a Abuelas y Madres de plaza de Mayo.

El portal Tribuna de Periodistas informa acerca de una declaración de Estela Barnes en Radio Mitre en donde contó que "El contacto se dio el 4 de junio" (¿¿¿???). Es decir, en base a su propia confesión, la activista ya habría conocido a su nieto y queda entonces planteada la duda: ¿por qué la noticia es difundida recién ahora?. Es llamativo que la dirigente hizo público su pedido a la Jueza Servini de que, por lo pronto, no cite a declarar a Ignacio Hurban/ Guido Carlotto para que no invadan su privacidad entorpeciendo el reestablecimiento de los vínculos familiares en la familia Carlotto. Parece que no hay urgencia de develar más detalles sobre "Guido".
"El contacto se dio el 4 de junio"
 
Como están dadas las cosas en este país, es políticamente incorrecto (y muy incómodo) dudar de las historias de Estela Barnes de Carlotto y de Hebe Pastor de Bonafini. Personalmente, me permito dudar.


El "otro" Guido Carlotto

Otro detalle tampoco difundido es que este caso constituye la tercera oportunidad en la que Estela Barnes de Carlotto asegura haber encontrado finalmente a su nieto desaparecido.

Un caso que no tuvo mucha repercusión mediática y que es ignorado por muchos militantes es el de Roberto Julián Gutiérrez. Gutiérrez concurrió voluntariamente al Banco Nacional de Datos Genéticos del Hospital Durand en el año 2001 para someterse a los análisis correspondientes, los cuales arrojaron como conclusión que era el nieto que tanto buscaba la Sra. Estela Barnes. Fue citado por la Jueza María Servini de Cubría a declarar y así incriminar a sus padres "adoptivos" pero, para desagrado de la magistrada y de la titular de Abuelas, Giménez dudó e inició él una investigación que terminó unos cuatro años después contradiciendo lo que había determinado el Banco de Nacional de Datos Genéticos.

BIEN JUNTITAS. El kirchnerismo se encargó de capitalizar hábilmente
el prestigio logrado por Madres y Abuelas de Plaza de Mayo. Pero no fue grati$.
Acto seguido, Roberto Giménez inició acciones legales contra la Jueza Servini por “cohecho pasivo y falsedad ideológica agravada por su condición de funcionario público”.Tiempo después, se refirió en duro términos acerca de la persona de Enriqueta Estela Barnes cuando declaró “esta mujer es tan distinta de como la ven todos, es nefasta.... cuando fui citado por Servini de Cubría me di cuenta de lo insensible que es; conocí bien el negocio de los Derechos Humanos que formó con su familia”.

El caso de Gutiérrez no es el único. Podemos recordar el de Carlos Ignacio Mancuso Giménez. A instancias de Abuelas de Plaza de Mayo, los padres de Mancuso Giménez fueron rápidamente procesados por el Juez Nolberto Oyarbide acusados de ser "apropiadores". Luego de la realización de un nuevo exámen de ADN, se determinó no solo que Carlos Ignacio Mancuso no era hijo de desaparecidos sino que efectivamente era hijo biológico de los padres que lo criaron.

jueves, 31 de julio de 2014

Todo Pasa, todo pasó

La muerte de Julio Humberto Grondona tomó por sorpresa a todo el mundo. Es que, más allá de lo que su persona provocaba, es imposible permanecer indiferentes ante esta noticia.

Lo cierto es que a Don Julio la muerte llegó quizá como él la esperaba: siendo Presidente de la Asociación del Fútbol Argentino y con todo el poder centrado sobre su persona para manejar despóticamente el deporte más popular del Planeta. Como si fuera poco, pudo zafar de ser investigado por desmanejos de la entidad madre del fútbol.

Rápidamente, se conocieron expresiones de consternación a través del periodismo de parte de personalidades no solo del ambiente del fútbol sino también de la política vernácula. Los restos mortales de Grondona tienen una despedida a la altura de un Jefe de Estado. Al menos por estas horas, se cumple aquello de que la muerte hace mejores a las personas y despierta amores hasta en lugares de los más inesperados.

Seguramente, no le faltarán homenajes póstumos a quien pudo permanecer más de tres décadas como dueño de la pelota en Argentina.

De hecho, numerosos programas televisivos hicieron distintos repasos de su gestión al frente de la A.F.A. Según la óptica de varios periodistas, los títulos logrados en el fútbol argentino parecían ser por obra y gracia de la administración de Grondona. La admiración que hoy le retribuyen los periodistas más influyentes no deja de sorprender... aunque no tanto si uno lo analiza con un poco más de frialdad porque ser parte del circo tiene como costo ser de los que besan el célebre anillo de Don Julio.

Pasaron los años, pasaron Presidentes de la Nación y todas las viscicitudes de este país... y Grondona seguía ahí firme en la A.F.A. No tuvo problemas en reunirse con primeros mandatarios, empresarios, personalidades del espectáculo y Papas. El "ferretero" llegó a la vicepresidencia de la F.I.F.A. y supo pasearse por todo el mundo ostentando su poder con total impunidad.

Poco se dice sobre una realidad insoslayable: la A.F.A. embolsó millones de dólares mientras los clubes fueron endeudándose hasta niveles casi insostenibles. En medio de todo, pasaron muchos dirigentes, barras bravas e intermediarios que también adquirieron impunidad a cambio de permanecer dóciles a los dictados de Julio Grondona.

Quien alguna vez fuera Presidente de Independiente de Avellaneda y fundador de Arsenal de Sarandí deja varias cuestiones pendientes. La A.F.A. debería convertirse en un organismo en el que haya pluralidad de voces, mayor transparencia en el manejo de fondos y una lucha sincera contra la violencia. Se hace necesaria una auténtica federalización de la organización del fútbol argentino para que los clubes porteños dejen de tener coronita y se equiparen a cualquier club provincial.

Con la cantidad de voces que hoy se escuchan cantando loas a Grondona hace sospechar que, si bien queda un vacío importante, difícilmente se produzcan cambios tan profundos como necesarios en nuestro fútbol.

lunes, 14 de julio de 2014

La pelota se manchó con la política, otra vez

LA DUEÑA DE LA PELOTA. Fernández se ubicó entre Messi y Sabella.
Pasó otro mundial, un mes en el que la pelota que rodaba en Brasil fue casi la principal obsesión de millones de personas. Una vez más, el fútbol fue lo que nos unió a todos los argentinos y lo que anestesió angustias y dolores.

La campaña del combinado nacional fue despertando ilusiones en el pueblo, las cuales fueron creciendo a con el transcurrir de los partidos. El culmen de la alegría popular fue el ansiado paso a la final, tras vencer a Holanda por penales. Espontáneamente, millones de argentinos salieron a festejar en las plazas de sus ciudades; como no sucede en ninguna fecha patria, miles de banderas flamearon por las calles de nuestro país. Se palpaba en el aire la imperiosa necesidad de festejar, de sentirnos unidos, de emocionarnos. Ninguna movilización partidaria, por más dinero que se gastara, puede igualar la convocatoria del deporte más popular.

Ante este panorama pleno de euforia, la Presidente Cristina Fernández no pudo evitar en la tentación de apropiarse de la mayor pasión de los argentinos. Por empezar, tomó otra vez el dinero de la A.N.Se.S. para que la Televisión Pública monopolizara la transmisión de los partidos mundialistas de la Selección, en el que los argentinos teníamos que soportar las publicidades en la que se mezclaban goles de Messi con los logros de "la década ganada".

Y como los jugadores argentinos fueron enaltecidos por la prensa berreta, la primera mandataria no quería perderse la oportunidad de mostrarse junto a ellos. Fernández se dirigió personalmente al predio que la A.F.A. posee en Ezeiza para saludar a los futbolistas. Fiel a su estilo, tomó el micrófono y se colocó en el centro de la escena, comportándose como una presentadora de televisión (?).

La titular del Ejecutivo Nacional fue abrazando a cada uno de los futbolistas argentinos y luego se deshizo en elogios para con todos ellos. Entre tantas cosas, afirmó “Al principio no daban ni veinte mangos por ustedes, y ustedes le taparon la boca (...) jugaron con garra, pasión, en equipo, dejando lo que uno tiene para lograr los triunfos“, aunque reconoció que no miró ningún partido de la selección argentina durante el mundial (?).

Alejandro Sabella devolvió elogios a la Presidente cuando la parafraseó diciendo "siempre pensamos que el equipo es el otro (...) cada jugador pensó en dar todo por le otro". A su turno, Lionel Messi no pudo disimular su incomodidad en medio de todo ese circo y alcanzó a decir "lo intentamos y lo dimos todo, a pesar de lo de ayer, le dimos una gran alegría a todo el país" (!). Eran varios los futbolistas que se mostraban incómodos.

Cristina Elisabeth Fernández, ni ningún dirigente del kirchnerismo, emitió opinión alguna sobre las masivas protestas en contra del mundial que hubieron en Brasil. El mundial costó alrededor de 10.600 millones de dólares, costo que escandalizó a millones de brasileros que ven como ese dinero no fue destinado a cuestiones mucho más importantes que un campeonato de fútbol. La Presidente Dilma Russeff fue abucheada cada vez que se mostró públicamente pero, como es del "palo", ningún "progre" se animó a cuestionarla. 

LA PATRIA NO ES EL OTRO. La falta de respeto por las libertades de los demás es moneda corriente en esta Argentina.
Luego del encuentro en Ezeiza, el clima festivo de Presidencia de la Nación y la A:F.A. contrastó con los desmanes ocurridos en las adyacencias del emblemático Obelisco de la Ciudad de Buenos Aires. Ahí fue que nos encontramos con la otra cara de "la década ganada", esa que el periodismo militante se esfuerza por tapar: un puñado de energúmenos protagonizó disturbios ante la mirada increíblemente pasiva de la policía allí apostada, nada les importó atentar contra negocios y automovilistas que transitaban por Av. 9 de julio. Corridas, destrozos, robos, pedradas, efectivos policiales heridos. A posteriori, Sergio berni, Secretario de Seguridad de la Nación se limitó a decir "esto fue planificado".

Este es el legado del kirchnerismo y del duhaldismo: falta de respeto a las autoridad y a los derechos de los demás. Legado que, si realmente queremos, nos llevarán largos años para sanarlo.


El periodismo berreta y demagogo

Las transmisiones de los partidos disputados por la Selección Argentina de parte de la TV Pública durante el mundial apelaron al sentimentalismo barato. Nuevamente, se mezclaron goles y política.

Un ejército de "periodistas deportivos" se trasladó a Brasil para seguir de cerca los acontecimientos, en el que se analizaban jugadas y se inventaban polémicas, además de entronizar "la pasión" de los hinchas.

El periodismo argentino fue el que exaltó ese cantito "Brasil, decime que se siente...", hit argento de Brasil 2014. Claro que, aunque no nos guste recordarlo, después del Mundial del '90, Brasil ganó ¡2 mundiales! y fue subcampeón en otro, ganó 4 copas América y 4 copas Confederaciones; ellos nos ganaron las finales de la Copa América en '04 y '07, además de eliminarnos en el '95 y el '99 (como si fuera poco, nos ganaron también la final de la Copa Confederaciones de 2005). Ellos tienen 5 copas del mundo y nosotros 2. Nosotros apenas ganamos dos copas América (1991 y 1993) y una copa Confederaciones, podemos contar dos medallas de oro en Juegos Olímpicos; sigue siendo poquito desde el '90 hasta hoy si tanto nos gusta compararnos con ellos... Hacen años que los argentinos la vemos pasar nomás... pero a "vivos" no nos gana nadie.

Es lamentable ver como un símbolo patrio como la Bandera Nacional fue reducida a ser un mero trapo futbolero y sustituído por la camiseta albiceleste, como una "Selección Nacional" fue confundida con un país y como la letra del Himno Nacional quedó reducida a un primitivo "oh ohhh ohohó ohooooo..."

Volviendo a la TV Pública/ ANSeS, el Gobierno Nacional organizó los "puntos de aliento" en distintas ciudades del país, en las que puso pantallas gigantes para que la gente viera los partidos de Argentina. Allí había un periodista y una cámara de la TV Pública para resaltar la histeria popular.

En cada entretiempo se difundían publicidades que tomaban imágenes de los futbolistas argentinos para usarlas como propaganda política. Así vimos como el talento de Messi se fundía con la reestatización de Y.P.F., como también esos "videochats" entre adolescentes y abuelos que intentaban seducirse mutuamente resaltando "hitos" de "la década ganada".

¿LA DÉCADA GANADA ES UN ORGASMO? La estigmatización de Domanico.
"Quique" se mostrababa como un encendido militante K al resaltar en la publicidad que "el verdadero campeonato lo comenzamos a ganar cuando los que entrenamos toda la vida dejamos de calentar el banco y entramos a comernos la cancha como titulares". Lo cierto es que el abuelito nada decía de la magra calidad de las prestaciones del P.A.M.I., ni del 82% móvil que sistemáticamente el Gobierno se ha negado a pagar a los jubilados.

Una pequeña controversia se vivió cuando se supo que Carlos Alberto Domanico, actor que encarnaba al tierno y kirchnerista "Abuelo Quique", había protagonizado películas pornográficas. El dato lo aportó Lucas Carrasco, ex bloguero K y hoy opositor, en su sitio República Unida de la Soja. En vez de aclarar, el titular de la ANSeS Diego Bossio la oscureció cuando intentó justificar a Dománico delcarando "en algún momento de su vida la pasó mal, en los años 2000, y tuvo que hacer ese tipo de actuaciones". Parece que el antecedente triple X de este actor incomodó al oficialismo y retiró la publicidad una vez que salió a la luz.

Al margen de todo ello, nunca se vio que un Gobierno de turno se apoderara de las televisaciones de partidos de fútbol para "recordarnos" lo bien que hacen su tarea.

La fiesta acabó. Hay que volver a la realidad. Veremos cómo sigue la historia de los "fondos buitre" y cuál será la suerte del Vicepresidente Amado Boudou. Para amenizar, podríamos cantar ahora "Boudou, decime que se siente/ que Lijo te mande a procesar...". Mejor no.

La alegría no fue solo alemana

LA ÑATA CONTRA EL VIDRIO. Pita el árbitro italiano, final del partido y Alemania festeja merecidamente, aunque la tercera copa se nos escapó por poco. Terminó la ilusión argentina y el festejo no fue solo alemán: Brasil lo gozó también.
No hay dudas de que el mundial organizado en Brasil ha sido el mejor de entre las últimas ediciones, ya que pudimos observar grandes partidos en lo que no fueron pocos los combinados que salían decididamente a buscar la victoria desde el minuto cero.

Alemania fue un justo campeón que exhibió un funcionamiento sólido y eficaz. Los teutones no contaron con un futbolista estrella sino con un equipo, el cual se mostró siempre aguerrido y para nada timorato a la hora de enfrentar a selecciones con tradición mundialista. Quedará para el recuerdo aquel 7-1 nada menos que contra Brasil en semifinales, paliza histórica que será siempre recordada al momento de evocar la historia de los mundiales.

Además de Alemania, en esta Copa los equipos que tuvieron pasajes de fútbol de alto vuelo fueron las selecciones de Holanda, Colombia, Costa Rica, Chile y Uruguay. La que fue una gran decepción fue la Selección de España, la cual quedó rápidamente eliminada de la competición tras ser derrotada 1-5 por Holanda y 0-2 por Chile; sus jugadores llegaron a Brasil faltos de ambición y acaso agotados luego de una larga temporada en sus respectivos clubes.

Lo de Brasil fue una lágrima. Nuestros vecinos organizaron este mundial con la firme esperanza de lograr su sexta copa mundial y, así, redimirse de la dolorosísima derrota en la final del '50 en aquel célebre Maracanazo. Luis Felipe Scolari reasumió la dirección técnica de la verdeamarela, formó un equipo defensivo alrededor de Neymar Jr. y desboradaba optimismo antes de empezar el mundial. Sin embargo, a lo largo del mundial, este equipo estuvo lejos del nivel que históricamente tuvo Brasil y es por ello que no sorprende que no llegara a la final. Fue evidente que sus jugadores no soportaron la presión de tener que ser campeones en su propia tierra. De todas maneras, a la numerosa torcida brasilera le quedó el consuelo de que Argentina no se coronara campeona.

Fue un mundial en el que se destacaron jugadores que no eran considerados como "estrellas". Así, vimos cómo James Rodríguez, el 10 de Colombia y ex Banfield, terminó siendo el goleador del torneo y una de las grandes figuras. Entre quienes sobresalieron a lo largo de la cita mundialista sorprendieron los arqueros Keylor Antonio Navas, de la Selección de Costa Rica, y Francisco Guillermo Ochoa, de México.

En cambio, Cristiano Ronaldo y Lionel Messi, las dos superestrellas del fúbol mundial, no estuvieron a la altura de las expectativas. El portugués pudo anotar solo un gol pero estuvo muy lejos de su nivel habitual, ya que cargó con una lesión que lo tuvo a maltraer al final de la temporada pasada y tuvo que lidiar con la rusticidad del combinado que lideró. Messi fue de mayor a menor: pudo convertir cuatro tantos y logró destacarse más que nada en la fase inicial, a cuenta gotas contra Suiza y Bélgica y casi desapercibido en semifinales y en la final.

Que el capitán argentino fuera elegido el mejor jugador de Brasil 2014 sorprendió a todos, inclusive a él mismo... La sorpresa es mayor si tenemos en cuenta además que Lionel Messi no figura en el "equipo ideal" que la F.I.F.A. elaboró una vez concluído el mundial, el cual curiosamente sí incluyó a los defensores brasileros David Luiz y Thiago Silva. Cuestiones que solo la F.I.F.A. entiende. Al fin de cuentas, la F.I.F.A. tiene habilidad únicamente para los negocios. A Joseph Blatter y a todo su séquito más le importa mucho más el dinero que embolsan.


Los (eternos) campeones morales 

A los argentinos nos quedaron varias sensaciones como saldo de Brasil 2014. Sorprendió que el quipo de Alejandro Sabella pudiera haber arribado a la final mundialista, la cual resultó ser la quinta en el rico historial de la albiceleste.

EL MILAGRO ARGENTINO. Contra todo pronóstico serio, llegamos
a una nueva final mundialista.
Antes de empezar este mundial cualquier seguidor de la Selección Argentina que estuviera en sus cabales NO podía asegurar que nuestra Selección podía llegar a disputar la final, debido a que el funcionamiento del equipo distaba de ser el ideal para afrontar dignamente.

Para nosotros quedará el debate sobre si nuestra Selección jugó bien o no, durante Brasil 2014. ¿Qué es jugar bien al fútbol? es una pregunta que tiene respuestas disímiles en nuestro pueblo futbolero.

Para muchos argentinos lo único que sirve es ganar (como sea) y es por eso que no nos sorprende que el haber llegado a una final tras 24 años casi nos ciega ciertas realidades.


Podemos elogiar a Sabella porque supo encontrar un buen funcionamiento defensivo en el equipo.
Hubo otro factor decisivo para que la albiceleste llegara al partido final contra Alemania: nos tocó el fixture más accesible que la Argentina tuvo en todos los mundiales que jugó. En la fase inicial tuvimos que lidiar con Bosnia, Irán y Nigeria, sumados a Suiza en octavos de final, los cuales no son combinados que se caracterizan por la jerarquía de sus jugadores. Sin embargo, a todos esos equipos se les ganó ajustadamente. En cuartos nos tocó Bélgica, selección con buenos jugadores aunque en formación. Holanda fue el primer contrincante complicado que se nos cruzó en el camino, al cual no pudimos quebrar en 120 minutos y al que solo le generamos un par de situaciones claras de gol; finalmente, la fortuna estuvo de nuestro lado en los penales para llegar a una nueva final.

El mejor jugador de nuestro equipo resultó ser Javier Mascherano, quien resultó ser el verdadero capitán de la selección argentina. El actual jugador del F.C. Barcelona fue el gran líder del equipo, conmoviendo por su tremendo coraje y motivando constantemente al resto de sus compañeros, además de ser el director técnico dentro del campo de juego.

Contrariamente a lo que muchos deseábamos, Lionel Messi volvió a quedar en deuda. El rosarino no había hecho una gran temporada en el Barcelona, a pesar de haber arañado la liga española y la Copa del Rey. Como nunca había sucedido antes en su trayectoria, la Selección se armó alrededor de él y se atendieron sus pedidos en el armado del equipo: para Julio Grondona y Alejandro Sabella todo pasaba por tener contento a Messi.

Podemos decir también que el equipo mucho no lo ayudó para que él pudiera desplegar toda su categoría. Como se prevía, cada vez que Messi recibía el balón, inmediatamente era rodeado por tres o cuatro rivales que buscaban atosigar cualquier intento. Lamentablemente, Messi volvió a ser objeto de críticas de muchos argentinos, especialmente departe de aquellos que le exija que sea igual a Diego Armando Maradona.

En la previa, todos cuestionábamos las inclusiones de Sergio Romero y de Marcos Rojo pero, durante el mundial, fueron piezas importantes. "Chiquito" lució seguro como nunca lo había logrado antes en el arco de la Selección y fue fundamental en la semifinal ante Holanda con sus atajadas en la definición por penales. De haber sido puteados hasta en arameo, Romero y Rojo pasaron rápidamente a ser los nuevos ídolos del pueblo futbolero.

Fueron también claves las inclusiones de Martín Demichelis y de Lucas Biglia, quienes reemplazaron a Federico Fernández y Fernando Gago. Demichelis entró en la alineación titular recién en cuartos de final y resultó fundamental para sostener la defensa; Biglia se incorporó para colaborar en la recuperación con el gran Mascherano.
 
A pesar de las diferencias en los planteles, el partido final de este mundial estuvo para cualquiera. Alemania lo ganó por su contundencia y por su orden táctico, más allá de algunas dudas en su última línea. Pudo haberlo ganado Argentina de no haber sido por la mala puntería que tuvieron Gonzalo Higuaín y Rodrigo Palacio en las clarísimas oportunidades que tuvieron, además del claro penal que el muy buen arquero Manuel Neuer le cometió a Pipita y que el árbitro ignoró. Pero ya nada sirven los lamentos de lo que pudo ser y no fue.

EN ARGENTINA NO SE CONSIGUE. Terminó el partido, el plantel alemán
 suspende su merecido festejo por unos minutos para formar un pasillo
y aplaudir a su par argentino. En nuestro fútbol escasean estas actitudes
plenas de caballerosidad; otra lección de Alemania.
Para destacar la mesura de Sabella luego de haber perdido la final ante Alemania. El entrenador nacional evitó frases polémicas, excusas y acusaciones al árbitro y se dedicó a agradecer el desempeño de sus jugadores.

Ahora bien, si tomamos a la selección alemana como parámetro, podemos ver no pocas falencias en nuestro fútbol. Este cuerpo técnico que lidera Joachim Löw lleva casi una década trabajando y refundando al fútbol de su país: a la tradicional potencia fisica de los futbolistas alemanes, se les sumó la técnica. A su vez, la Federación Alemana de Fútbol bancó este proyecto durante largos años a pesar de que no se hubieran logrado títulos. Si a ésto le sumamos, la comparación de los niveles y organizaciones que exhiben la Bundesliga y los torneos argentinos, la distancia se torna casi abismal entre el fútbol teutón y el nuestro. Ellos alcanzaron su cuarto título mundial y se convirtieron en los primeros europeos en ser campeones en territorio americano. Lo de Alemania no es casual.

Pasó Brasil 2014 y los desafíos para nuestro fútbol no son pocos. Debemos volver a fortalecer el trabajo en las divisiones inferiores y retomar el camino que sabiamente nos marcó José Pekerman, además de ordenar y potenciar nuestros campeonatos domésticos. La Selección debe dejar de ser un manojo de talentos y arrebatos individuales para pasar a ser EQUIPO... Y que los resultados, sean cuales sean, no nos mareen. La A.F.A. tiene ahora la pelota. 

miércoles, 25 de junio de 2014

El día que Diego nos cortó las piernas

EL PRINCIPIO DEL FIN. Insólitamente, una enfermera saltó rápidamente
al campo de juego una vez finalizado el partido ante Nigeria para asegurarse que el 10
fuera directamente a efectuarse los análisis para el control de antidoping. Sin dudas, esta imagen
congeló los corazones del pueblo futbolero argentino... todos presentíamos el final de la historia.
Hoy se cumplen 20 años de aquel fatídico control antidoping de Diego Armando Maradona, el cual terminó sellando no solo la suerte de la Selección Argentina en el Mundial de Estados Unidos sino que volvió a poner en jaque la carrera del "10".

Oficialmente, se informó que efedrina era la sustancia prohibida que se encontró en la orina del capitán argentino.

Medios internacionales hablaban no solo de efedrina sino de un cóctel de estimulantes para mejorar su rendimiento físico: habría estado integrado por efedrina, norefedrina, seudoefedrina, norseudoefedrina y metaefedrina. Ernesto Ugalde, médico principal de la delegación argentina en Estados Unidos '94, declaró “cuando me informaron del positivo, me dirigí a la habitación del señor Maradona y al informarle me dijo que la noche anterior al partido había tomado efedrina, incluida en un medicamento, porque tenía una congestión nasal. Los médicos de la selección desconocíamos que Maradona estaba tomando medicación alguna. Si lo hizo fue por su cuenta .... Luego, Maradona se enfureció porque no fue encubierto como esperaba.

Julio Grondona intercedió rápidamente para quedar él perjudicado en este affaire y evitar duras sanciones para con la selección argentina.  Grondona decidió desafectar a Maradona del Mundial, a instancias del polémico Joao Havelange, entonces presidente de la F.I.F.A.

La triste noticia conmocionó al país. "Me cortaron las piernas", fue la frase de Diego que retumbó en todos los medios. Desde el entorno de Maradona salió la versión de que el "10" había tomado un discongestivo nasal en la noche anterior a disputar el partido. Algunos recordaban el caso de Ramón Caldera, integrante de la Selección de España, a quien se le había detectado efedrina en su organismo durante el Mundial México '86 y fue suspendido tan solo por un partido.

Rápidamente, se tejieron hipótesis de supuestos complots contra Diego Armando, algunas llegaban a involucrar al mismísimo Gobierno de los Estados Unidos. Todos apuntaban a victimizar (una vez más) al gran ídolo argentino.

Fernando Niembro, periodista deportivo tan reconocido como impresentable, publicó un libro titulado "Inocente" al año siguiente del mundial, en el que esboza una trama de intrigas, suspensos y turbios manejos de la política; en dicho libro, Niembro acusa al Gobierno de los Estados Unidos de ordenar a la F.I.F.A. de que debía perjudicar a Diego Maradona por ser simpatizante del régimen castrista y a Colombia por ser cuna del narcotráfico. Más acá en el tiempo, se editó el libro "El último Maradona: cuando a Diego le cortaron las piernas", de Alejandro Wall y Andrés Burgo, el que también apunta a exculpar Maradona.

Pronto se supo que Daniel Cerrini tuvo su gran responsabilidad al suministrarle pastillas para un "tratamiento nutricional" (¡!) con el que el astro pudo bajar de peso y ponerse en forma para la cita mundialista.

En aquel mundial, daba la sensación de que el plantel que dirigía Alfio Basile estaba para ser campeón mundial pero era también evidente que no se caracterizaba precisamente por la disciplina. Uno recuerda los numerosos reportajes concedidos por los jugadores a periodistas de televisión, en los que lucían las famosas gorritas de sus propios patrocinante. En plena competencia mundialista, el programa "Videomatch" de Marcelo Tinelli transmitía entrevistas con los futbolistas argentinos, especialmente con Diego Armando.

Un detalle que pasó casi desapercibido fue lo acontecido con Claudio Paul Caniggia. Al igual que Maradona, Caniggia retomaba la práctica profesional del fútbol nada menos que en un mundial, luego de cumplir con una larga sanción por consumo de cocaína. Al igual que Maradona, el entonces delantero del Atalanta tuvo grandes actuaciones en los partidos contra Grecia y Nigeria. Luego de conocida la suspensión de Diego Maradona, el Pájaro formó parte de a alineación titular con la que Argentina enfrentó a Bulgaria; sorpresivamente, el delantero fue una sombra en el último partido de la fase de grupo y se retiró "lesionado" promediando el primer tiempo.

Tanto Maradona como Caniggia exhibieron "milagrosas" recuperaciones físicas para poder afrontar nada menos que un mundial. El ex delantero de River Plate contaba entonces con 27 años, lo cual le daba cierto margen para una rápida recuperación pero no así Maradona que orillaba los 34 años, edad casi límite en la trayectoria de la gran mayoría de los futbolistas profesionales.

Hasta el día de hoy, que Diego Armando Maradona ama a la Selección Argentina es una suerte de dogma futbolero que muchos repiten y defienden con fanatismo. Lo cierto es que aquel lamentable episodio melló la imagen del gran ídolo argentino y puso como nunca en tela de juicio el supuesto amor de Diego por la albiceleste. Son muchas las excusas esgrimidas por sus admiradores para justificar todos sus yerros pero es en realidad su ego desmesurado (sí, el mismo ego que lo llevó vencer en otras batallas) fue lo pudo doblegar. Para millones de futboleros, fue cuando la realidad se devoró al mito. 

martes, 17 de junio de 2014

Cae (definitivamente) el mito del desendeudamiento

PÁGINA/12 CONTRA "LOS BUITRES". Lamentablemente,
la Argentina aceptó de antemano jugar con un árbitro que iba a "jugar"
para el rival; en fin, todo como si fuera un simple partido de fútbol
... una pena
La Corte Suprema de los Estados Unidos decidió rechazar la apelación de la Argentina contra los llamados "fondos buitres", lo cual traerá consecuencias muy negativas para las finanzas del país en el corto y mediano plazo.

El temor de nuestro país es que, de prosperar el reclamo de ese pequeño grupo de acreedores, habilitará indefectiblemente al resto (un 92% de los tenedores de títulos públicos argentinos) a pedir una revisión del acuerdo que suscribieron allá por los años 2005 y 2010. Mal que nos pese, ahora se abre la puerta para ese 92% de acreedores quiera sumarse al reclamo para cobrar el total de su crédito, lo que pondría en jaque seriamente a las reservas del Banco Central de la República Argentina. Se estima que el total a pagar serían nada menos que 15.000 millones de dólares.

Los recursos legales de la Argentina se van agotando, producto de la imprevisión del Gobierno Nacional que no supo diseñar un plan eficiente para la cancelación total de lo adeudado, sumado a los reiterados incumplimientos ante otros fallos de la Justicia de EE.UU.

El primer impacto se vio en la Bolsa de Comercio de Buenos Aires, en la que se observó un "lunes negro" ya que el índice MerVal marcó una caída de poco más de un 10% y se observó una pérdida en el valor de los bonos comerciados al alrededor de un 12%. Todo ésto se suma a la sensible caída de las cotizaciones de bonos de las empresas argentinas que cotizan en Wall Street.

La Presidente Cristina Fernández eligió dirigirse al pueblo argentino a través de la cadena nacional en la cual criticó duramente el fallo de la justicia estadounidense no sin hacer un particular repaso de la historia reciente de la deuda externa, en la que aprovechó para lanzar acusaciones contra quienes gobernaron la Argentina hasta antes de que asumiera Néstor Kirchner en el 2003.

En las redes sociales, los partidarios de la Presidente repitieron y exageraron conceptos vertidos por Ella. Muchos llamaban a silencio a los opositores por haber sido (únicos) culpables de esta debacle.

Lejano en el tiempo quedó ese "jamás les pagaremos a los buitres" (¡¡!!), bravuconada aquella que profiriera Hernán Lorenzino, entonces Ministro de Economía de la Nación y que desató la ira del Juez Thomas Griesa. Y uno recuerda con tristeza el bochornoso episodio de la Fragata Libertad, emblemática embarcación que fuera retenida en Ghana allá por octubre de 2012. Más acá en el tiempo, Axel Kicillof cuestionó a Griesa cuando afirmó que el magistrado neoyorkino "tiene una visión muy estrecha del problema" (?).

FERNÁNDEZ Y LORENZINO REÍAN. "Nunca le vamos a pagar a los buitres",
proclamó alguna vez el economista K; tiempo después los buitres se ríen de todos nosotros.
Las hordas K nos dicen que Cristina Fernández y Néstor Kirchner nunca pusieron de rodillas a la Argentina.

Pero, hay una cuestión clave en todo este dilema: fue el Gobierno Argentino el que libremente eligió someterse a los tribunales de Estados Unidos. Y es una ingenuidad que un tribunal de esa potencia económica se pusiera del lado de los intereses de un país que no hace más que deshonrar una y otra vez los compromisos de pagos que asumió.


A todo ésto, la primera mandataria argentina podrá hacer todo el berrinche que quiera a través de la cadena nacional, pero bien sabemos que no le moverá ni un pelo a los magistrados estadounidenses. La Presidente Fernández habla una y otra vez de "desendeudamiento" y repite hasta el hartazgo que la Argentina tiene "vocación de pagar" a sus acreedores. Pero, a la luz de los hechos, nuestro país negocia y promete mucho más de lo que realmente concreta.

En medio de todo este lío, la situación judicial del Vicepresidente Amado Boudou sigue complicándose por el Caso Ciccone y el Frente para la Victoria puso al Fiscal Campagnoli en el banquillo de los acusados por su osadía de investigar "la ruta del dinero K". Ojalá Messi y los suyos se pongan las pilas en el Mundial, así los argentinos miramos para otro lado (?).


LOS AMNÉSICOS

CARADURA I. Daniel Osvaldo Scioli, Gobernador de Buenos Aires y precandidato presidencial, lamentó el fallo judicial y opinó que "este momento muy sensible exige un gran patriotismo (¡¡!!) y un gran encolumnamiento de todos los sectores (de la producción, del trabajo y de la política) detrás de la estrategia argentina para resolver definitivamente esta situación". Bien sabemos que Scioli no puede eludir su responsabilidad en este desmadre ya que lleva largos años ligado a las altas esfera del poder político, desde su militancia en el menemismo, duhaldismo y hoy el kirchnerismo.

"YO NO FUI", PARECE DECIR DE MENDIGUREN. la culpa de todo
la tienen los malvados neoliberales de los 90's.
CARADURA II. Fue curioso el análisis del bueno de José Ignacio De Mendiguren sobre esta controversia judicial. El actual ¡Diputado Nacional! expresó "el problema de fondo no viene de este gobierno, sino del liberalismo de los '90" y lamentó que hayan quienes quieran aprovechar este brete para "pelearse con el Gobierno".
Mirá quien habla!! De Mendiguren!! el mismo que fuera titular de la Unión Industrial Argentina, el mismo que se llenó los bolsillos durante los 90 y hasta fue funcionario de Menem. Como si fuera poco, fue uno de los que presionó al entonces Presidente Eduardo Duhalde para que devaluara a poco de la caída de De la Rúa (sí, Duhalde... el mismo que apoyaban los K y todo el PJ); devaluación que los peronistas nos hicieron pagar a todos los argentinos... menos ellos, claro.

sábado, 31 de mayo de 2014

El FMI la tiene adentro

EL CHICO DE LA TAPA. Ellos nos sanan del "neoliberalismo" nefasto
de los 90's. ¡Aleluya, hermanos! Orgasmo progre.
Axel Kicillof, Ministro de Economía, anunció que el Gobierno Nacional acordó con el Club de París un plan para regularizar la abultada deuda que la Argentina tiene con esa entidad.

La prensa oficialista celebró el mencionado anuncio y fue esgrimido como otro triunfo, como otra muestra del desendeudamiento tan declamado durante todos estos diez años "ganados". La ultrakirchnerista Página/12 dedicó su portada a Kicillof y resaltó varias frases del ministro.

Entre otras cosas, se destacó como logro el haber dejado afuera de la negociación al Fondo Monetario Internacional y el cumplir con los compromisos "sin poner de rodillas al país". La frase que más júbilo causó en la cofradía progre fue “arreglamos en condiciones favorables uno de los tantos entuertos que nos dejó el neoliberalismo, en lo que fue la historia argentina durante décadas y décadas, con foco en la dictadura militar”.

Ante Página/12, Kicillof infló su pecho al agregar “Los economistas y políticos que la semana pasada decían que el acuerdo no se iba a cerrar, que nosotros no sabíamos cómo hacerlo, deberían decir que se equivocaron y generaron expectativas desfavorables. Yo sé que no lo van a hacer. Igual no guardo rencores. El amor vence al odio (?).

Seguramente, que la Argentina se siente a negociar con organismos internacionales de crédito es una buena señal.

Pero, no nos engañen, es solo el primero de muchos pasos para lograr una independencia económica. A la hora de dar un poco más de precisiones, el titular de la cartera de Hacienda informó “el total de la deuda a pagar asciende a 9700 millones de dólares; el acuerdo consiste en pagarla en cinco años con la opción de tener dos años más”. En otras palabras, gran parte de los pagos quedarán bajo la responsabilidad del próximo Gobierno que asuma en diciembre de 2015.

Hay una realidad de la que tampoco nos hablan. La Argentina está desfinanciándose producto del descontrol del gasto público y es por ello que necesita urgentemente encontrar alguien que quiera seguir sosteniendo este populismo por momentos irresponsable. Dicen otras cosas delante de los micrófonos de la prensa, pero en realidad vemos que el Gobierno de Fernández hace los deberes para salir a tomar más créditos en el exterior. A la luz de los hechos, queda más que claro que el equipo económico de la Presidente Fernández no consiguió aún el flujo de dinero que la economía argentina necesita imperiosamente, solo una refinanciación de deuda.

Christine Lagarde, titular del Fondo Monetario Internacional, se refirió al acuerdo sucripto con el Club de París “veo esto como parte de un proceso (¡¡!!) en el que Argentina está tratando de encontrar su lugar en la escena internacional” y profundizó sus ¿elogios? al Gobierno de Cristina Fernández cuando agregó “el FMI realmente espera que esto mejore la situación de la Argentina en el escenario internacional”. De todas maneras, el periodismo kirchnerista no informó si Lagarde reconoció sentirse apesadumbrada por ser vícitima del constante ninguneo mediático de la presidente argentina y sus seguidores.

CONTRA EL NEOLIBERALISMO DE LOS 90's. Nos dicen que Néstor y Cristina
nos redimieron de la nefasta década del menemismo... a por ellos!
Aunque la prédica kirchnerista insista en la demonización de los Estados Unidos y del F.M.I., en estos últimos meses la Presidente Cristina Fernández se empeñó en mostrarse dócil a las exigencias del capitalismo. Es por ello que los argentinos padecimos otra devaluación y hubo un tarifazo en los servicios públicos. Aunque vociferen contra el F.M.I., este gobierno "progre" termina aplicando las (demonizadas) recetas del F.M.I..

Todo configura un nuevo episodio en el que el Partido Justicialista asume un papel mesiánico de "Salvador de la Patria" (?). Por supuesto, lejos están de asumir responsabilidades por los desmanejos cuando les tocó ser gobierno en este país. Es más, sacando cuentas en los últimos 60 años, llegaremos a la conclusión de que el peronismo es el que más años lleva en el poder. No hay que ir muy lejos para encontrar a los culpables de este descalabro.

jueves, 29 de mayo de 2014

La Republiquita de Carrió

AJÓ, AJÓ, REPUPLIQUITA. Se debaten cosas importantes
en el país mientras Carrió juega con su muñequita...
Elisa Carrió, legisladora nacional, no se priva de opinar de nada y esta vez se refirió al insólito conflicto por una carta que el Papa Francisco le envió a la Presidente Cristina Fernández con motivo de un nuevo aniversario de la Revolución de Mayo.

Entre tantos dimes y diretes, Carrió asomó en la pantalla de TN para anunciar que "sé lo que pasó" (paren las rotativas!!) para luego hablar de nada que ya no se había dicho cuando se refirió a un "papelón" de la diplomacia de El Vaticano y finalmente analizar la figura de Francisco sobre quien dijo "creo que Dios corrige; uno a veces no se da cuenta, pero ser Papa también es un aprendizaje" (¡!).

Hacen unos días, la diputada nacional concedió un reportaje a Diario La Nación, en el que le puso un número redondo a la corrupción del Gobierno de Cristina Fernández. Sin dudarlo (y sin pruebas en la mano), la chaqueña sentenció que los kirchneristas "se robaron 10 mil millones de euros" y vaticinó "cualquier candidato del PJ va a un Estado Narco".

A principios de este mes, Lilita Carrió saludó a los trabajadores argentinos a través de su cuenta personal en Twitter, escribiendo: "A todos los trabajadores en su día, que tengan un merecido descanso y mantengan viva la llama de la esperanza. Que la segunda República, será en desarrollo y libertad". Para ilustrar sus palabras, la referente del Frente Amplio UNEN subió una fotografía de una muñequita rosada con una banda presidencial a la que ella misma había bautizado "La Republiquita" (¿?) .

REPUBLIQUITA Y MAMÁ LILITA EN MDQ. Ambas necesitan
reponer energías junto al mar.
Hubieron otros episodios protagonizados por "La Republiquita" y su mamá Lilita: paseándola en un cochecito por Mar del Plata, acompañándola en su cruzada contra la delincuencia en el conurbano bonaerense (?) o mimándola en el Congreso de la Nación. En Radio Mitre anunció “Nació la República pero ahora hay que darle mucha leche. Yo ya salgo con el cochecito a convocar a todos.

Al parecer, doña Carrió cree ser portadora de un fino sentido del humor. Pero en realidad, Elisa María Avelina Carrió parece poner mucho empeño en dejar en claro el real estado de su salud mental. Los lilitos pululan en redes sociales y foros de los principales diarios, arengando a su admirada líder a no dar tregua a los corruptos y hacen fila para tener en brazos en "La Republiquita".

Algunos podrán decir que, con estos mensajes, Carrió logra ponerse en boga. La poca profundidad de su discurso hace que ese protagonismo resulte casi efímero, por lo que ella necesita de generar continuamente nuevas actitudes bizarras o titulares grandilocuentes para la prensa opositora, aunque eso mismo le implique quedar en ridículo. 

Y APARECIÓ EL PADRE DE LA CRIATURA. Un Clark Kent del
conurbano bonaerense no se priva de mostrarse con su hijita (?).
A todo ésto, el Frente Amplio UNEN procura tomar forma de cara de las elecciones del 2015. Sus principales referentes buscan concitar sobre si la atención de los medios con acciones de las más diversas.

Más allá de sus blancas sonrisas ante las cámaras, entre los líderes de UNEN se miran de reojo y saben bien que esa alianza es endeble.

La solidez de UNEN tambalea si tenemos en cuenta a Elisa Carrió, una dirigente tan narcisista como impredecible, quien ya dio acabadas muestras de que el trabajo en equipo no es lo suyo. Cuenta con un largo historial de berrinches y portazos con circunstanciales socios políticos: inició su carrera política en la U.C.R., de ahí se fue para fundar el A.R.I., para posteriormente dar otro portazo y crear la Coalición Cívica, sin olvidar las numerosas alianzas que suscribió y destrozó después.

Esto nos habla de la calidad de nuestros dirigentes políticos, en este caso puntual, de quienes aspiran con hacerse del poder que hoy estenta el kirchnerismo. Lamentable.

'ta luego, Ramón

¿RAMÓN ES RIVER? Es lo que creen muchos hinchas y, sobre todo,
el mismísimo riojano. Tipos como Labruna, Amadeo Carrizo, Alonso
o Francescoli nada tienen que hacer ante Díaz (?).
Ramón Ángel Díaz renunció a la Dirección Técnica de River Plate y sacudió la escena futbolera argentina, luego de haberse coronado campeón del Torne Final y de haber obtenido la Supercopa ante San Lorenzo.

Sabido era que su relación con la actual dirigencia del club bastante distaba de ser buena y, con esta jugada política, el riojano le asestó un duro golpe a sus enemigos internos. Es que Díaz se retira ganador, hace valer la idolatría que le profesan los hinchas y deja al Presidente D'Onofrio en la mira del pueblo rivense.

A la hora de despedirse, el ex entrenador del millo elogió su propia gestión de año y medio al frente del equipo, procuró mostrarse políticamente correcto dando agradecimientos, resaltó los dos títulos obtenidos y los triunfos sobre Boca Juniors. Sin dar demasiadas precisiones, el riojano dijo "hay personas y personajes que tienen objetivos, y el mío era poner a River en lo más alto".

Según esa definición del entrenador, pareciera que "dejar en lo más alto" a un club como River Plate no es ganar una Copa Libertadores ni mucho menos un Mundial de Clubes, sino contentarse con un torneo local tan mediocre como es el argentino. Los dos últimos títulos de River pasan a engrosar su estadística como el más ganador de torneos nacionales, pero el juego de este equipo de Díaz será rápidamente olvidado porque ni por asomo está a la altura de las mejores formaciones que supo exhibir el club del Barrio de Núñez en sus más de cien años de historia.

Ramón Díaz es muy querido por los hinchas rivenses. Los títulos obtenidos como entrenador y jugador del club lo respaldan, sumado a ser un hábil declarante ante la prensa: dejó numerosas frases que supieron erizar el fanatismo riverplatense. Y sabe bien que irse nuevamente ganador le asegura que la afición le pedirá que regrese cada vez que River tambalee.

Ahora bien, como todo ídolo, el ego de Díaz se desborda con facilidad al punto de que, aunque no lo admita públicamente, se siente más importante que el club de sus amores. En efecto, Ramón cree estar por encima de River Plate.

ROMÁN Y RAMÓN. Rivales pero con varios puntos en común.
Tal vez, cabe el paralelismo con Juan Román Riquelme, máximo ídolo de Boca Juniors. Román es un grandísimo jugador de fútbol y, como Díaz, es también un hábil declarante ante la prensa... pero, como a Ramón, su ego es lo que lo lleva muchas veces a derrapar. El "10" acumula tantos logros como episodios conflictivos ante sus propios compañeros y dirigentes boquenses, aunque ello implique sembrar turbulencias en el mismo Boca. Julio César Falcioni puede dar fe de ello.

Mientras tanto, ídolos como Ramón Díaz y Riquelme son dúctiles para capitalizar en beneficio propio la pasión de millones de hinchas. A sus respectivos seguidores, les juran y aseguran ser fanáticos de las camisetas que defienden... pero si a los hechos nos remitimos, clarísimo está que estos personajes, nuestros ídolos, son solo hinchas de si mismos.

Podemos decir también que un ego desmesurado es lo que les permitió llegar a objetivos que están lejanos al común de los mortales.

martes, 27 de mayo de 2014

Le pintaron la cara a Flopi

FLOPI ENOJADO. A Randazzo se le saltó la cadena y olvidó su prédica "progre"
El Gobierno Nacional está renovando la flota de trenes que beneficia al conurbano bonaerense y se hablaron de millones de dólares invertidos.

Pero, antes de empezar a prestar servicio, unas unidades fueron pintarrajeadas por adolescentes, lo que despertó la ira de  Florencio Randazzo, Ministro del Interior y Transporte. En declaraciones radiales, Randazzo se descargó contra los jóvenes vándalos diciendo "Si fuera mi hijo, le dejo el traste pero sabés cómo... ¡por pelotudo! Le pego una patada en el culo. El pibe mío va y pinta un tren... ¿cómo puede ser? ¿En qué país vivimos?" y agregó "hay que matarlos, te dan ganas de matarlos, cómo se puede ser tan energúmeno". El funcionario kirchnerista prometió iniciar acciones legales contra los padres de los grafiteros.

Sergio Berni, Secretario de Seguridad, apoyó el enojo de Randazzo cuando declaró "acá no hay nada nuevo, la pólvora la inventaron los chinos hace un montón de años; lo único que hay que hacer es ponerse a trabajar y tener la decisión de ir a fondo con el cumplimiento de las leyes, en este caso, del Código Penal".

Caso curioso de los dos adolescentes detenidos por pintar los trenes: el Gobierno Nacional no los considera culpables de su delito porque sus edades rondan los 16 años pero si los considera aptos para votar en elecciones.

Claro que Randazzo tiene sus motivos para enojarse por el vandalismo. A diario vemos como a los argentinos nos cuesta no solo tener respeto a las autoridades y a las leyes, sino que nos irrita que alguien nos demarque los límites de las libertades individuales.

Lamentablemente, no vimos a un Randazzo indignado con las recientes tragedias ferroviarias que costaron la vida de decenas de argentinos. Tragedias que podrían haber sido evitadas si el transporte público hubiera estado administrado eficientemente. Pero, bueno, sabemos que Randazzo ya avisó que se anotó para competir en las elecciones generales del próximo año así que su cabeza está en otra cosa y no precisamente en trabajar para los argentinos.

Ahora bien, este exabrupto de Flopi Randazzo no deja de ser contradictorio porque no se condice con la prédica progresista que enarboló el peronismo desde el año 2001 hasta esta parte. Es que el concepto de "derechos humanos" ha sido tan manoseado y bastardeado por el kirchnerismo que mucha gente cree que tiene derecho a hacer cualquier cosa. Desde antes de la caída del Gobierno de De la Rúa, el "progresismo" aplaudió cada hecho de violencia que incurrían los "luchadores sociales": cortes de calles y rutas y escraches varios parecían ser actos casi patrióticos.

GRAFITEROS: APRENDAN. Estas son las pintadas que no enojan a Flopi.
Habría que ver qué hubiera pasado si un dirigente de la oposición hubiera sido el que dijera hay que matarlos a los jóvenes que arruinaron los trenes con sus pinturas. Las hordas kirchneristas seguramente se escandalizarían ante semejante exabrupto tan cargo de fascismo e intolerancia, hasta alguno lo habría comparado con el más criminal de las juntas militares que gobernaron en los 70's. Pero no. Lo dijo alguien del Frente para la Victoria y está todo bien (!).

El vandalismo se reviste de violencia más que de transgresión. Invocando al arte, los vándalos se creen con derecho a agredir a la sociedad. Las leyes están para ser cumplidas, si es que queremos vivir realmente en una República.

compartilo

La Hora en Argentina